La ciencia con cerveza entra

Un momento de la charla./Birja Agudo
Un momento de la charla. / Birja Agudo

El festival 'Pint of Science' acercó campos como la física teórica y la neurociencia a los bares de Bilbao

OLATZ HERNÁNDEZ

En un bar se puede hablar de casi cualquier cosa, ¿por qué no de ciencia? Ayer se celebró la última de las tres jornadas del 'Pint of Science', un festival que quiere acercar los últimos avances en campos como la física teórica o la neurociencia al público en general. En Bilbao, los investigadores han pasado por el Hika Ateneo, Dock, Kubrick, La Ribera y el Kafe Antzokia, este último en euskera. «Es importante que se conozcan las investigaciones que se llevan a cabo en las universidades de Euskadi y esta es una oportunidad muy buena», explicó Santiago Pérez Hoyos, astrofísico de la UPV y uno de estos científicos a pie de barra.

Este investigador forma parte de un grupo de la UPV/EHU encargado de diseñar la estación meteorológica que llevará la misión 'Mars 2020', en la que viajará el primer ser humano en pisar el planeta rojo. «Hay dos puntos fundamentales de la investigación: la búsqueda de vida pasada o si se han dado las condiciones para que la haya y la preparación de la exploración humana», explicó mientras el público se tomaba unas cañas o un café.

Los organizadores destacan la entrega de los asistentes a esta tercera edición del 'Pint of Science' en la villa. «Son temas muy variados: física, geología, feminismo…y a la gente le encanta», explicó Enrique Rico, uno de los diez voluntarios que organizan las jornadas. La idea surgió en Inglaterra con las pintas de cerveza que se tomaban los universitarios en los bares y de ahí se extendió hasta celebrarse en 272 ciudades de 20 países.

Vida extraterrestre

El ambiente de La Ribera parecía el de cualquier otra jornada, pero en vez de fútbol se habló del planeta rojo. «Marte es similar a la tierra, pero ha experimentado una evolución diferente», ilustró Pérez Hoyos. Él se encarga de estudiar cómo la luz se refleja en las partículas que hay en el aire. «Así se puede saber su tamaño y composición, muy útil para futuras misiones tripuladas». Sin embargo, afirmó que el campo más interesante es la exploración científica y «encontrar formas de vida fuera de la Tierra».

Después llegó el turno de la física teórica Mariam Bouhmadi-López, que durante su charla viajó más allá de la vía láctea. «El Universo tiene unos 13.000 millones de años y la Tierra tiene como un tercio de esa edad», explicó. La investigadora de Ikerbasque se centró en el Universo tardío y describió el descubrimiento de la reciente expansión acelerada del Universo, que les valió el Nobel de Física a Perlmutter, Schmidt y Riess en 2011.

También hubo premios para los asistentes: solo por preguntar ganaban un posavasos del evento. Una forma de animar al público a interactuar, aunque casi no hizo falta. La expansión de este festival prueba que el interés del público va en aumento. «La ciencia tiene mucho que contar, y quiere hacerlo de manera cercana en espacios tan habituales como los bares», dijo Jorge Bueno, coordinador nacional del festival.

 

Fotos

Vídeos