Bildu ficha como 'número dos' en Bilbao a un enjuiciado por colaboración con ETA que fue absuelto

Asier González Soreasu. /EC
Asier González Soreasu. / EC

Asier González Soreasu fue detenido en 2014 por su presunta vinculación con la banda en el plan de secuestro del concejal socialista Benjamín Atutxa

XABIER GARMENDIA y LUIS LÓPEZ

EH Bildu desveló este lunes los candidatos que completarán su lista electoral para el Ayuntamiento de Bilbao, una vez conocido que la cabeza de cartel será la histórica abogada de la izquierda abertzale Jone Goirizelaia. En los números tres y cuatro se mantienen Alba Fatuarte y Bruno Zubizarreta, de Alternatiba y EA, respectivamente, con lo que se preservan los equilibrios entre los socios de la coalición. La novedad llega en el número dos, que ocupará Asier González Soreasu. Vecino de Santutxu y profesor de música, su nombre salió a la esfera pública en 2014 cuando fue detenido por presunta colaboración con ETA. En concreto, en relación a un plan para secuestrar en 2008 a Benjamín Atutxa, entonces concejal del PSE en Eibar.

Fue la propia Jone Goirizelaia la que llevó su defensa y, según aseguran en EH Bildu, fue absuelto. Además, desde la formación soberanista señalan que está reconocido como víctima de torturas policiales. González Soreasu fue detenido en marzo de 2014 después de que un fontanero encontrara un 'pen drive' oculto en la caldera de un piso de Ezcaray (La Rioja) que ocuparon miembros del 'comando Vizcaya', desarticulado en 2008. En la documentación encontrada se incluía su nombre dentro de la operación que la célula etarra planeó para secuestrar y asesinar a Atutxa. Según la Guardia Civil, los miembros de la banda terrorista planeaban ocultar al concejal socialista en un caserío de Dima cuyas llaves ostentaba el propio González Soreasu.

En el juicio, en el que fue defendido por la propia Goirizelaia, argumentó que su nombre aparecía por ser amigo de una integrante del comando y que guardaba las llaves porque «justo había estado antes», no porque gestionara el inmueble.

Tras ser detenido, fue puesto en libertad bajo fianza de 50.000 euros al considerar el juez Pablo Ruz que tenía arraigo en España, para lo que entregó la escritura de su vivienda, una certificación de colaboración con el Ayuntamiento de Bilbao y documentación sobre su condición de socio de la SGAE, una asociación gitana y otra de ballet. Durante su arresto, el entonces diputado de Amaiur en el Congreso Xabier Mikel Errekondo trasladó al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, su preocupación por el régimen de detención incomunicada que se le había aplicado al acusado, en virtud de las recomendaciones del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura.

En todo caso, los jueces acabaron por dejarle libre sin cargos y desde entonces mantiene su actividad como profesor de alboka y la txalaparta y ha estado implicado en distintos movimientos asociativos, como impulsor cultural, a favor del euskera y en la comisión de fiestas.

Durante la presentación de sus candidatos, Jone Goirizelaia, que compareció junto con la actual portavoz de la coalición, Aitziber Ibaibarriaga -que lo deja tras cumplir con su compromiso de ocho años- avanzó varias líneas de su actuación futura. A su juicio, la planificación de Bilbao sufre de varias «disfunciones». «Se quieren hacer muchas cosas 'atómicas', sin pensar mucho en las necesidades de los barrios». En este sentido se refirió a los planes de levantar viviendas en la rotonda frente al IMQ. «No sé si en estos momentos es lo más adecuado...».

Preservar la identidad

Además se ha mostrado muy crítica con las grandes marcas de moda, como Primark, que van a desembarcar en la Plaza Circular. A su juicio, hay que «preservar la identidad» de Bilbao, porque eso es lo que «hace que los turistas vayan al Casco Viejo». Si al final «aquí acabamos teniendo lo mismo que en Londres o Nueva York» esa identidad se resquebraja lo que, a su juicio, no sólo supone una pérdida para la ciudadanía local, sino también para los visitantes.

Para Goirizelaia los retos de la «mayor ciudad de Euskal Herria» pasan por dar respuesta a las «reivindicaciones de la ciudadanía», y se refirió a las movilizaciones multitudinarias -pensionistas, mujeres...- que se suceden en Bilbao. Para ello «necesitamos diálogo, consenso». Fue en este punto donde la número uno de la lista de EH Bildu aprovechó para criticar al Gobierno municipal, «que piensa que todo lo hace bien y lo único que plantea es la adhesión a sus políticas, no diálogo».