Bilbao estrena un bulevar que une los barrios de Basurto, Rekalde e Irala

El nuevo paseo ya está abierto al público./J.A.
El nuevo paseo ya está abierto al público. / J.A.

10 meses de obras han recuperado 35.000 metros cuadrados para el uso público donde antes había una trinchera ferroviaria

Julio Arrieta
JULIO ARRIETA

Bilbao ha cerrado una de sus mayores cicatrices ferroviarias. Hoy, el Ayuntamiento ha inaugurado el nuevo paseo que cubre el soterramiento de la línea de FEVE entre el puente de Gordóniz y la plaza de Eskurtze en Irala. Tras 10 meses de obras, lo que antes era una trinchera sobre vías que separaba tres barrios es un bulevar de 700 metros de longitud que «ahora une los tres corazones del barrio de Basurto, Rekalde e Irala, comunicando el parque de Doña Casilda con el de Eskurtze», tal y como ha destacado el alcalde, Juan Mari Aburto.

Acompañado por el concejal de Rehabilitación Urbana, Asier Abaunza; el teniente alcalde, Alfonso Gil; y concejales de todos los grupos que conforman el pleno municipal; Aburto ha detallado que la obra ha supuesto «una inversión de 4,4 millones de euros y la recuperación de 35.000 metros cuadrados para el espacio público». Pero sobre todo, ha destacado la mejora directa que el nuevo paseo ha supuesto «para las más de 7.000 personas cuyas ventanas o edificios dan directamente a la zona» mejorada por el proyecto. Como ha comentado un residente que se ha encontrado con el acto oficial mientras paseaba con sus hijas, «esto antes era una trinchera, un agujero que a veces parecía un vertedero».

Aunque el espacio ha sido abierto oficialmente hoy, ya estaba puesto a disposición de los ciudadanos, por lo que el alcalde y sus acompañantes han podido comentar el resultado de las obras con residentes de la zona, de los que no pocos han aprovechado la circunstancia para plantear quejas y problemas del entorno. Así, tanto Aburto, como Gil y Abaunza han atendido cuestiones como la reclamación de la retirada del viaducto de la autopista sobre Rekalde, la petición de un autobús que lleve desde Irala hasta el Arenal o el refuerzo de la línea que comunica Irala con Basurto, «ambas en estudio», como han respondido Aburto y Gil.

En cuanto a las opiniones que han recogido sobre el nuevo paseo en sí, han imperado de largo las positivas, con alguna observación. «¿Los columpios no podrían estar cubiertos?», ha planteado una residente al alcalde. «Es por una cuestión técnica, el soterramiento impide instalar una cubierta», ha explicado el alcalde, que ha subrayado, sobre todo, que «este espacio une el centro de la ciudad con tres barrios con más de 45.000 residentes».

 

Fotos

Vídeos