«La tristeza es parte de la vida»

Cristina Soria habla hoy en Dendaraba./
Cristina Soria habla hoy en Dendaraba.

La 'coach' Cristina Soria ofrece en Vitoria pautas para recuperar la alegría en el Aula de Cultura de EL CORREO

DANIEL GONZÁLEZ

Para la 'coach' Cristina Soria ayudar a combatir la tristeza se ha convertido en una misión fundamental. No en vano, esta experta sabe bien lo fácil que es caer en las garras de este sentimiento, presente tantas veces en la vida de las personas. «La tristeza como emoción se produce cuando sentimos que perdemos algo. Bien sea por un fallecimiento, una separación, la pérdida de un trabajo Incluso una etapa de nuestra vida, como puede ser la juventud. Siempre surge cuando nos tenemos que despedir de algo, aunque algunas veces no seamos muy conscientes de cuál es esa pérdida», reflexiona.

Por ello, Soria ha planteado en su libro 'Adiós, tristeza. 18 pasos para recuperar la alegría' una serie de pautas para lograr retomar la felicidad, sobre las que hablará hoy a las 19.30 horas de la mano del Aula de Cultura de EL CORREO en la sala que la Fundación Vital tiene en Dendaraba (calle La Paz, 5). El primer consejo de esta profesional, que ha participado en programas como 'Sálvame' o 'Espejo Público', es «reconocer cuál es la razón, el origen de esa tristeza. A veces puede ser que no nos cuidamos lo suficiente, o no nos damos lo que necesitamos, o porque no nos satisfacemos como debemos».

Porque las consecuencias de esta emoción sobre quien la sufre «tienen una repercusión tanto en el estado anímico como en el organismo. Obviamente, el síntoma principal son las lágrimas, aunque no siempre se llora con la tristeza. Y en el cuerpo, el corazón bombea mucho más lento, hay una apatía en la que no te sientes motivado por las cosas, surge un decaimiento en el que se arrastran más los pies, los hombros están más caídos Y el cerebro deja de segregar ciertas hormonas, que influyen en la forma de sentir y de relacionarse», describe la experta.

Aprender a gestionarla

Pero es sobre todo el riesgo de no atajarlo a tiempo lo que puede suponer un peligro para la persona. «Que sintamos tristeza en determinados momentos es algo lógico. Pero si no se gestiona, si no se le pone remedio ni se actúa, se puede prolongar en el tiempo y llevar a una depresión. En ese caso debería tratarla un psicólogo o incluso un psiquiatra. Por eso es importante que cuando se sienta tristeza se actúe para que no se alargue en el tiempo», advierte.

Ahí entran de lleno pautas como «trabajar los pensamientos que tenemos, las palabras que utilizamos, cómo nos relacionamos con nosotros Hay que reconocer que existe algún tipo de carencia, que ocurre algo, y obligar a nuestro cuerpo y cerebro a salir de esa rutina», expone. Claves como «una buena alimentación, el ejercicio, esforzarse y cuidarse, arreglándose todos los días para verse mejor, también van a influir en el estado de ánimo», agrega, consciente de que adquirir esta serie de herramientas es fundamental para la vida.

«La tristeza va a aparecer muchas veces a lo largo de la vida, si no la sientes en distintos momentos es que algo está pasando. La tristeza es parte de la vida y lo que pretendo es enseñar a gestionarla, a que la gente sepa cómo motivarse. Porque es imposible vivir sin tristeza; si no, no sería real», valora. Y a la hora de implicar a familiares y amigos «es muy importante verbalizar el problema. Buscar apoyo es fundamental, aunque muchas veces por no verles sufrir tanto o por que se solucione rápido, ponen paños calientes o dan consejos que a veces hacen más daño. A una persona en esta situación hay que apoyarla y escucharla, estar para lo que necesite. Pero también hay que dejarle su espacio y su tiempo porque cada uno lo desarrolla y lo vive a su manera».