Unas antiguas oficinas de Kutxabank alojarán 38 viviendas en Rodríguez Arias

La planta baja del inmueble, con vistas a Rodríguez Arias y Licenciado Poza, se destinará para uso comercial./Pedro Urresti
La planta baja del inmueble, con vistas a Rodríguez Arias y Licenciado Poza, se destinará para uso comercial. / Pedro Urresti

La entidad financiera ha pedido al Ayuntamiento bilbaíno el cambio de uso del edificio, que atrae el interés de seis promotoras y fondos de inversión por su privilegiada ubicación

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

La reconversión del edifico emplazado en los números 1 y 3 de Rodríguez Arias, propiedad de Kutxabank, ha entrado en su recta decisiva. El proyecto alumbrará una de las operaciones inmobiliarias más importantes de las llevadas a cabo en los últimos años en Bilbao. El equipamiento que durante décadas acogió oficinas bancarias se transformará en un complejo residencial que albergará 38 viviendas. La magnitud de esta operación se explica por la ubicación del inmueble, situada en una de las arterias más céntricas y codiciadas de la ciudad.

Este proyecto comenzó a dar sus primeros pasos hace tres años, cuando Kutxabank apostó por un proceso de racionalización consistente en la venta de las propiedades menos «estratégicas» para su actividad. La entidad presidida por Gregorio Villalabeitia presentó a finales del pasado julio al Ayuntamiento bilbaíno la solicitud de cambio de uso de terciario a residencial. Repitió el paso emprendido en su día por el BBVA, cuando la Corporación presidida por el difunto IñakiAzkuna dio el visto bueno a la transformación de la torre de la plaza Circular para posibilitar la actividad comercial. Si aquel acuerdo permitirá la llegada de Primark, el gigante textil irlandés, este impulsará la actividad de las grúas en una ciudad con una acuciante falta de suelo.

Portavoces municipales explicaron ayer este periódico que el cambio de uso constituye el paso previo a la tramitación de la licencia de obra. «Hay un procedimiento que seguir», señalaron. Las previsiones más optimistas barajan la posibilidad de que la concesión del permiso de obras se lleve a cabo en los próximos meses, posiblemente antes de finales de año. A partir de esa fecha, Kutxabank tendrá que despejar la gran incógnita: la constructora que levantará las 38 viviendas.

Ofertas no le van a faltar. Estas dependencias se han convertido en objeto de deseo y han atraído, al menos, el interés de seis importantes fondos de inversión y promotoras. Es más que probable que la venta termine de concretarse en enero. Algunas de las empresas que llevan años detrás de estas instalaciones auguran una «subasta» muy reñida. «Está claro que se lo llevará el que más dinero ponga encima de la mesa», señalan distintos agentes inmobiliarios. Responsables de Kutxabank han declinado concretar el precio de salida de un local situado a escasos metros del que la BBK vendió, en enero de 2014, por cerca de 40 millones de euros a Mango.

Casi dos años vacío

Las viviendas se distribuirán a lo largo de seis plantas, de 900 metros cuadrados cada una, mientras que los bajos se reservarán para uso comercial. Su cercanía a la Gran Vía y a la macrotienda abierta el pasado mayo por Zara «darán un nuevo aire» a la zona y contribuirán a crear un «nuevo polo de atracción» comercial.

La venta del local de Rodríguez Arias, que de forma provisional acogió la sede de varios departamentos municipales, se suma a los otros tres que Kutxabank tuvo operativos en la plaza Circular, la Gran Vía y Elcano. Durante los dos últimos años estas instalaciones habían tenido «muy poco uso. Estaban prácticamente vacías», subrayaron responsables de la entidad financiera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos