La Diputación insiste en que no dio «ni un euro» en ayudas a Jabyer para abrir Habidite

Jabyer Fernández, en una foto de archivo cuando se dispone a declarar en los juzgados de Bilbao en 2010./
Jabyer Fernández, en una foto de archivo cuando se dispone a declarar en los juzgados de Bilbao en 2010.

Considera «una inversión, no un gasto», los 4,8 millones desembolsados en suelos para un proyecto «fallido»

I. E.

El caso Habidite vivió ayer un capítulo más en las Juntas Generales. Fue a instancias del PP, que había pedido la comparecencia del diputado general, Unai Rementeria, después de que los tribunales europeos hayan sentenciado que las ayudas concedidas en 2006 a la empresa de Jabyer Fernández para la construcción de una planta de casas modulares fueron «ilegales». Finalmente, fue el responsable foral de Desarrollo Económico y Territorial, Imanol Pradales, quien realizó la valoración política de los hechos. «La Diputación ya reconoció su equivocación por creer en un proyecto empresarial que luego resultó fallido», dijo, al tiempo que insistió en que el caso no ha tenido consecuencias económicas para los vizcaínos, «porque no se concedió ni un solo euro en ayudas a Habidite».

Pradales sólo contabilizó un gasto para la institución foral: los 130.855,35 euros gastados en asesoramiento jurídico. Los 4,8 millones que la Diputación destinó a la compra de 200.000 metros cuadrados de suelo industrial en Alonsotegi, reservados a la planta, son «una inversión, no un gasto», zanjó.

Sus explicaciones no convencieron al PP, cuyo portavoz, Javi Ruiz, reclamó «el cese inmediato» del exdiputado general, José Luis Bilbao, de su actual cargo como presidente del Tribunal Vasco de Cuentas, porque hubo «un trato de favor descarado» hacia Jabyer. También PSE, EH Bildu y Podemos criticaron «la lamentable gestión» del proyecto. El PNV, por boca de Jon Sánchez, instó a los populares «a que acudan a los tribunales si creen en lo que dicen».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos