Detenidos diez narcos que usaban la costa de Ondarroa para introducir coca

Imagen del alijo de droga incautado. /
Imagen del alijo de droga incautado.

La trama, que alquilaba caseríos abandonados para esconder los alijos, era la propietaria del zulo desmantelado en julio en Lekeitio con tonelada y media de droga

E. C.

La Guardia Civil ha desmantelado una red de narcos que introducía cocaína en España a través de la localidad vizcaína de Ondarroa, donde disponía de un zulo en el que almacenaban una tonelada y media de droga. En la operación se ha detenido a diez personas (cuatro españoles, tres argentinos, un paraguayo, un holandés y un inglés), se han localizado 21.500 euros , material tecnológico y doce vehículos.

Según el Ministerio de Interior, la red tenía un complejo y efectivo sistema para operar, completamente compartimentado de tal forma que muchos componentes ni siquiera se conocían entre ellos. Los cabecillas viajaban de forma periódica a Sudamérica para contactar con los cárteles de la droga y conseguir los estupefacientes. Una vez cerrados los acuerdos, la cocaína era enviada a España en embarcaciones de gran calado. La puerta de entrada a la península se encontraba en Ondarroa, donde los narcos disponían de una flotilla de embarcaciones de recreo que navegaba hasta las naves nodriza para realizar el transbordo de la mercancía. En una segunda fase, los contrabandistas ocultaban la sustancia en las inmediaciones de la localidad hasta que contactaban con la red de distribución. Según el Ministerio de Interior, para pasar desapercibidos utilizaban caseríos abandonados que alquilaban para utilizarlos como zulo. Las fuerzas de seguridad no precisaron cuánto tiempo llevaba operando la red, aunque según diversas fuentes tenían previsto introducir de forma inmediata un nuevo alijo en Bermeo.

La operación, bautizada como 'Paraka', se inició el 17 de junio, cuando agentes de la Guardia Civil interceptaron dos vehículos en Zaragoza en cuyo interior fueron localizados 98 kilos de cocaína. En ese momento se detuvo a los conductores y se iniciaron las pesquisas.

Alijo en Bermeo

Fruto de estas detenciones, los agentes establecieron una serie de actuaciones que les condujeron al barrio residencial de Artadi, en Lekeitio. Los agentes de la Guardia Civil vigilaron durante un tiempo un chalé donde todos los indicios indicaban que los narcos ocultaban una partida importante de droga. El 10 de julio, el grupo de élite de los GAR, una unidad especializada en asaltos de riesgo, procedió a entrar en el chalé y detener a sus ocupantes. Al examinar las dependencias de la vivienda encontraron una montaña de fardos que contenía tonelada y media. Al parecer, la casa estaba custodiada por cuatro sudamericanos (dos de ellos colombianos) que fueron arrestados, así como dos ciudadanos españoles. Pese al importante hallazgo, la operación continuó en marcha y, a lo largo de este mes, la Guardia Civil se incautó en diversas pesquisas de 11 kilogramos de hachís, dinero en efectivo y una importante cantidad de material informático

La complejidad de la operación y los numerosos lugares en los que se han llevado a cabo las investigaciones, ha requerido la participación de diversas Unidades de investigación e intervención de la Guardia Civil. La operación, ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción número 4 de Torrejón de Ardoz (Madrid). A los arrestados se les imputa también un delito de blanqueo de dinero.