Vitoria se iluminará de verde esta noche por el Día Mundial contra la ELA

El kiosko de La Florida será uno de los lugares de Vitoria que se ilumine de verde por la ELA./Rafa Gutiérrez
El kiosko de La Florida será uno de los lugares de Vitoria que se ilumine de verde por la ELA. / Rafa Gutiérrez

La fachada del Ayuntamiento, el kiosko de La Florida y Los Arquillos son los tres lugares elegidos para mostrar este compromiso con la búsqueda de una cura para la enfermedad

NURIA NUÑO

Tres de los puntos emblemáticos de Vitoria se iluminarán de verde este jueves por la noche con motivo de la celebración del Día Mundial de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) para mostrar el compromiso de la capital alavesa con la búsqueda de una cura para esta enfermedad neurodegenerativa.

Los tres lugares elegidos para mostrar este compromiso son la fachada del Ayuntamiento, el kiosko de La Florida y Los Arquillos; que contarán con esta iluminación especial en una iniciativa que parte de la Asociación Alavesa de ELA y con la que se quiere implicar a la ciudadanía, dar visibilidad a la enfermedad, apoyar la mejora en la situación de los afectados y reivindicar la necesidad de impulsar la investigación.

Con su participación en la iniciativa, Vitoria se adhiere a la campaña #LuzporlaELA que promueve la Fundación Luzón y a la que ya se han sumado instituciones, empresas y colectivos de todo el país. De hecho, decenas de monumentos y edificios en los principales municipios se teñirán de verde para la ocasión, como ya han confirmado urbes como Madrid, Barcelona, Sevilla o Donostia, así como las catorce ciudades Patrimonio de la Humanidad.

El Día Mundial de la ELA, que se conmemoró por primera vez en 1997, es una de las principales acciones para dar visibilidad a la comunidad afectada por esta enfermedad. Una de las campañas de concienciación más recordadas -gracias al impulso que recibió en las redes sociales- fue el 'Ice Bucket Challenge' que en 2014 se convirtió en un fenómeno viral sin precedentes y de alcance mundial El objetivo final de aquel gesto de echarse un cubo de agua helada por encima era la donación de fondos para la investigación.