El PP rechaza que el euskera sea obligatorio para ser funcionario

El presidente territorial del PP y candidato a diputado general Iñaki Oyarzábal./Igor Aizpuru
El presidente territorial del PP y candidato a diputado general Iñaki Oyarzábal. / Igor Aizpuru

El candidato a diputado general Iñaki Oyarzábal afirma que retiraráun requisito que está siendo «discriminatorio» para los alaveses

Ander Carazo
ANDER CARAZO

Todavía quedan cien días para que arranque la campaña, pero muchos partidos –si no la mayoría– empiezan a hablar en clave electoral y plantear cuáles son sus intenciones si finalmente alcanzan el poder. Iñaki Oyarzábal, presidente territorial del PP y candidato a diputado general, se comprometió ayer a que el euskera no sea imprescindible para obtener un empleo público en Álava. Una medida que sólo se podrá implantar si antes la Diputación consigue las competencias en materia lingüística y que, de momento, están en poder del Gobierno vasco. Una transferencia que los conservadores reclamarán a través de las Juntas Generales y para lo que indudablemente necesitarán el apoyo de otros partidos, ya que en la actualidad cuentan con 12 procuradores de 51, pese a ser la segunda fuerza del arco parlamentario.

Oyarzábal cree que la actual política en esta materia no ha tenido en cuenta la «realidad sociolingüística» del territorio y se han «impuesto los ritmos» de Gipuzkoa, donde –según los datos del Eustat– el 57,4% de los ciudadanos son euskaldunes, es decir, el doble que en Álava. Por esa razón, el dirigente popular sostuvo que aquellos alaveses que optan a ocupar un puesto en la Administración pública se han visto «discriminados». «Es una de las principales preocupaciones que nos muestra la gente en los encuentros que estamos manteniendo en los últimos meses», recalcó.

En su opinión, se han «impuesto los ritmos» de Gipuzkoa, donde hay el doble de euskaldunes

Si su formación alcanza el poder tras los comicios del 26 de mayo, la idea es que el euskera pase de ser un «mérito» y no sea en un requisito imprescindible para conseguir un puesto. Porque, desde su punto de vista, el derecho para ser atendido en euskera está «plenamente garantizado» en la actualidad y no debe convertirse en «una barrera para los alaveses». Iñaki Oyarzábal afirmó que no piensa descuidar el euskera, pero piensa proteger el castellano –«es patrimonio propio como también lo es el euskera», dijo– para que no sea «borrado del mapa» y desaparezca del espacio público, y puso el ejemplo de las señales de tráfico.

«Discriminadas»

No fue la única promesa que el candidato popular puso ayer sobre la mesa. Apostó por dedicar más dinero a los centros concertados –ya que acogen al 50% de los alumnos pero «sólo» reciben un 30% de la financiación–, por lo que, en su opinión, las familias que eligen esta opción se ven «discriminadas». Pero también pretende instaurar un distrito único de cara a la matriculación escolar, lo que garantizaría «la libertad de elección de centro» para las familias, que hasta ahora se ve condicionada según el lugar de empadronamiento.