Un incendio quema una hectárea de bosque en Sobrón

El humo se pudo apreciar desde diferentes puntos. /Bomberos de Álava
El humo se pudo apreciar desde diferentes puntos. / Bomberos de Álava

El siniestro quedó controlado por la tarde tras más de seis horas entre 25 dotaciones de bomberos, dos hidroaviones y cuatro helicópteros

MARÍA JOSÉ PÉREZ y JON ANDER GOITIA

La primera ola de calor del verano llegó este miércoles acompañada a Álava del estreno de la agenda de incendios forestales, afortunadamente con una alerta de proporciones moderadas cerca de Sobrón. El siniestro comenzó hacia las 13.30 horas y quemó cerca de una hectárea de terreno boscoso, mayormente de encinas, que quedó «controlado» sobre las ocho de la tarde, más de seis horas después. En las labores de extinción participaron en un inicio dotaciones de bomberos de Iruña de Oca y Espejo, a las que poco después se unieron otras de Campezo y Miranda de Ebro. En total, hasta 25 vehículos de los diferentes cuerpos se sumaron a los trabajos. Asimismo, debido a la frondosidad y orografía de la zona afectada, se solicitó la intervención de dos hidroaviones y cuatro helicópteros. La actividad de las llamas quedó controlada, pero para prevenir que no hubiese rebrotes, varias patrullas han permanecido en la zona toda la noche.

Una chispa

El incendio se encontraba en una zona de «difícil acceso», por lo que la vía aérea fue «el único modo de atacar las llamas», apuntaron fuentes de los bomberos a EL CORREO. «Las primeras tareas se centraron en afrontar el fuego por el flanco derecho, para evitar que se propagase a una zona arbolada. Esto habría sido muy peligroso porque se podría avivar mucho más». El resto de focos quedaron pronto «bajo control» al estar en una zona más rocosa.

Asimismo, la prioridad de las actuaciones iniciales se centró en evitar que las llamas alcanzasen una subcentral eléctrica situada en el embalse de Sobrón, cortanto también el suministro eléctrico. Paralelamente, fuentes de la Ertzaintza señalaron que como consecuencia del incendio se tuvo que cerrar un tramo de la carretera A-2122, que une Sobrón con el valle de Tobalina, en Burgos.

Testigos presenciales indicaron a EL CORREO que las llamas afectaron a unas casas deshabitadas que hay a pie de la carretera, en las proximidades de la central eléctrica. Aún se desconocen las causas del incendio, pero fuentes de los bomberos afirmaron a este periódico que podría estar relacionado con unas chispas que saltaron cuando operarios procedían a la reparación de una farola en esta misma vía interurbana.