Álava recuerda a sus seres queridos

Una mujer coloca un ramo de flores en el camposanto de El Salvador./IGOR AIZPURU
Una mujer coloca un ramo de flores en el camposanto de El Salvador. / IGOR AIZPURU

Los cementerios del territorio abandonan su habitual tranquilidad por el Día de Todos los Santos

María Rego
MARÍA REGO

La jornada de Todos los Santos ha llenado un otoño más los cementerios. Los alaveses recuerdan este jueves a sus seres queridos con visitas a los camposantos y ramos de flores que llenan de vida estos rincones tan poco acostumbrados a las aglomeraciones. La mayoría han llegado en torno al mediodía -de 12.00 a 14.00 suelen multiplicarse los visitantes cada año, lo que genera colas de coches- aunque algunos han aprovechado la jornada festiva para acudir temprano a esta cita con familiares y amigos fallecidos.

Los cementerios de Santa Isabel, en Zaramaga, y El Salvador, de camino a Estíbaliz, se convierten en los puntos de encuentro en Vitoria a lo largo de este día. Allí reposan los restos de más de 7.000 personas, entre ellas, ilustres locales como el General Álava, el explorador Manuel Iradier o el compositor Sebastián Iradier. Pero entre sus pasillos, en el caso del camposanto levantado en Portal de Arriaga, se pudo ver también el pasado verano a personajes populares de actualidad ya que fue uno de los lugares elegidos para el rodaje de la adaptación cinematográfica de 'El silencio de la ciudad blanca'.

Noticias relacionadas

Sin embargo, tanto las necrópolis vitorianas como otras que salpican el resto del territorio están más acostumbradas a la tranquilidad lejos de los focos, una calma que sólo en la jornada de Todos los Santos se permite romper con las muestras de cariño de quienes recuerdan a sus seres queridos.