La helada afectó «al 90%» de las cepas en algunas localidades de Rioja Alavesa

Un viticultor observa los daños producidos en el viñedo. /
Un viticultor observa los daños producidos en el viñedo.

El PP reclama ayudas fiscales para los viticultores afectados por el bajón de temperaturas en la comarca y también en el Valle de Ayala, donde los cultivos de txakoli también han sufrido «grave perjuicio»

IÑAKI GARCÍA

La Asociación de Bodegas de Rioja Alavesa (Abra), que agrupa a alrededor de 125 bodegas alavesas, ha señalado este martes que la helada de la madrugada del pasado viernes causó daños en el cerca del 90 % de las cepas plantadas entre Samaniego y Elciego y que en consecuencia apoyarían una hipotética declaración de zona catastrófica por parte de las autoridades con competencia en la materia, aunque Abra no lo pedirá expresamente. Así lo ha indicado este martes Gabriel Frías Del Val, presidente del colectivo, quien ha puesto el foco en la amplitud de las hectáreas afectadas por la helada -que ha abarcado cultivos en Samaniego, Baños de Ebro, Villanueva, Navaridas, Leza, Elciego y Labastida- y en los efectos «devastadores» que ha tenido sobre los primeros brotes. Los análisis de las yemas que se vieron afectadas por las bajas temperaturas han arrancado este martes y, aunque se espera que la circunstancia no afecte a la calidad de la futura cosecha, sí se prevé que tenga una incidencia clave en cuanto a la cantidad de uva disponible. Será el contrapunto al año pasado, cuando tuvieron que tirarse millones de kilos de uva por exceso de producción.

Del Val ha explicado que por las conversaciones que ha tenido con los agricultores el 90 % de las vides se han visto afectadas pero se ha mostrado esperanzado en que la planta se pueda recuperar y que al final la producción merme un 35-45 %. También ha explicado que los efectos habrían sido peores si la helada se hubiera producido más adelante y ha indicado que lo positivo es que esta inclemencia meteorológica no ha afectado al fruto y por lo tanto no va a influir en la calidad del vino. «Se ha mermado la cantidad pero la calidad de los vinos no tiene por qué verse afectada», ha resumido Del Val, quien sin embargo ha destacado que los daños ocasiones provocarán más gastos y trabajo.

Por ello ha indicado que el colectivo apoyaría una hipotética declaración de zona catastrófica, algo que beneficiaría tanto a los agricultores que tienen seguros como a los que no, a la hora de reclamar ayudas o créditos blandos. No obstante, la agrupación de bodegas matizó después que la petición de declaración de zona gravemente afectada no partirá de Abra.

Ayudas fiscales

En el plano político, el PP ha registrado este martes en las Juntas Generales de Álava una moción urgente en la que pide a la Diputación ayudas fiscales para los viticultores afectados por la helada en Rioja Alavesa y también en el Valle de Ayala, donde los cultivos de txakoli también han sufrido «grave perjuicio».

La portavoz del grupo juntero popular, Ana Morales, ha pedido también en una rueda de prensa que la entidad foral active y ponga en marcha el fondo de catástrofes y que tanto la Diputación como el Gobierno vasco arropen al sector. Además ha reclamado una campaña de sensibilización e información sobre la importancia de tener contratado un seguro en el viñedo, ya que, según ha indicado, en la actualidad la superficie asegurada «no alcanza el 40 %». Desde la Diputación alavesa las fuentes consultadas han informado de que los técnicos están valorando sobre el terreno los daños ocasionados y que todavía es pronto para hacer una estimación.

También han recordado que el diputado foral de Agricultura, Eduardo Aguinaco, visitó el viernes zonas afectadas y habló con alcaldes de localidades de la Rioja Alavesa y que el domingo estuvo en Amurrio.