El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 11 / 28 || Mañana 17 / 34 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Orduña vence la batalla al olvido

BIZKAIA

Orduña vence la batalla al olvido

Dos supervivientes del colegio que sirvió de campo de concentración en la Guerra Civil regresan por primera vez a las instalaciones

18.06.12 - 02:23 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Pese a que hace varias décadas que el trato inhumano, el hambre y la muerte dejaron paso a risas y juegos infantiles, Trinitario Rubio (conocido como 'Tàrio' ) y Juan Larrinaga tienen muy presente el horror que vivieron en el colegio de Orduña, campo de concentración y prisión durante la Guerra Civil y el inicio de la posguerra. Ayer, 75 años después, volvieron a cruzar las puertas del patio en el que fueron maltratados y, con la entereza que tienen quienes han sobrevivido a la barbarie, sólo pidieron «que no se olvide la historia, porque hacerlo es como caminar con los ojos tapados: puedes caer de nuevo al pozo».
Los recuerdos se agolparon en sus cabezas al acceder, con la ayuda de sus bastones, al complejo educativo, momento en el que, tras hacer un alarde de fortaleza, sucumbieron a la emoción y se fundieron en un abrazo. No se conocían, pero el traumático pasado que les acompaña fue más que suficiente para que fluyeran las confidencias. «El sitio está prácticamente igual».
El paso de ambos por el campo poco tuvo que ver. Si bien rememoraron 'batallitas' comunes a cualquiera de los 50.000 prisioneros que estuvieron recluidos allí entre julio de 1937 y junio de 1941. «Los piojos eran tan grandes que les ponías encima un duro de plata y lo movían», comentaban.
Era una distracción con la que trataban de hacer más llevadera su estancia. La de Juan, natural de Ispaster -ahora vive en Ea- apenas duró «doce o trece días». «Dentro de lo malo, cuando yo llegué estábamos pocos, gente de Euskadi, y no nos trataban tan mal aunque pasábamos hambre», razonaba. Este gudari fue apresado por los italianos con 18 años -ahora tiene 94- en una granja de Barakaldo y desde Orduña fue trasladado a construir carreteras en Guadalajara hasta que regresó a casa pasados siete años.
Al Valle de los Caídos
'Tàrio' tuvo peor suerte. Permaneció en la localidad «tres o cuatro meses». Cuatro campos de concentración, siete penales y varios batallones de trabajo no evitaron que sigan grabados a fuego en su interior sus ideales republicanos, por lo que no dudó en levantar el puño nada más cruzar la puerta. El miedo a 'El Manco', siete décadas después, ya había desparecido de su semblante pero no olvida a ese carcelero que «mató a gente a palos». «Orduña fue el más cruel e inhumano, nos trataron como a bestias».
Con 92 años, no podía perderse un reconocimiento como el de ayer, cuando el Ayuntamiento organizó un homenaje y pidió perdón por haber utilizado como esclavos a los reclusos. Y es que este valenciano sabe bien lo que son los trabajos forzados. Junto con Nicolás Sánchez-Albornoz, hijo del presidente de la República en el exilio, es el único superviviente de quienes construyeron el Valle de los Caídos.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Orduña vence la batalla al olvido
'Tàrio' y Larrinaga charlan en el colegio que antes fue cárcel. :: M. ATRIO
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.