El Correo Digital
Lunes, 1 septiembre 2014
sol
Hoy 14 / 26 || Mañana 15 / 27 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Los altos hornos de Rammstein

hoy viernes en el BEC de barakaldo

Los altos hornos de Rammstein

La banda alemana nos visita de nuevo con su grandioso metal industrial y su circo de fuego: el mayor espectáculo del mundo... del rock

18.04.13 - 17:04 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

A los alemanes Rammstein se les suele catalogar como rock industrial, pero se podría afinar un poco más su sector de actividad y definirlos como rock siderometalúrgico. Llevan casi dos décadas sacudiendo el mundo con su música poderosa, una aleación de metal contemporáneo y elementos tomados de la electrónica y la vanguardia, pero es en directo donde se transforman en una variante artística de los altos hornos: sus conciertos son un alucinante circo de fuego, con llamas, chispas y explosiones que logran sobresaltar a los espectadores por encima del estruendo de la música. El público siente en la cara los subidones de temperatura que provoca la pirotecnia y asiste, entre pasmado y divertido, a la cuidada dramatización de las canciones, como un loco vodevil en mitad del infierno. Es, probablemente, el mayor espectáculo visual del mundo del rock, y este viernes lo tenemos en el Bizkaia Arena.

Rammstein andan embarcados desde finales de 2011 en su ‘Made In Germany Tour’, que sirve como presentación de su última referencia, un recopilatorio de grandes éxitos. El nuevo tramo de la gira arrancó el domingo en Barcelona y no tiene pinta de decepcionar a nadie. El repertorio, tratándose de una antología, es una ráfaga de pelotazos que por fuerza da en el blanco: en el Palau Sant Jordi arrancaron con ‘Ich Tu Dir Weh’ y siguieron con ‘Woll Ihr Das Bett In Flammen Sehen?’ (con la multitud gritando el 'Rammstein' del estribillo), ‘Keine Lust’, ‘Sehnsucht’... Y así, con algunos remansos de paz como la versión de ‘Mein Herz Brennt’ acompañada al piano, siguieron hasta rematar el bis con ‘Sonne’, ‘Ich Will’ y ‘Pussy’. Mientras tanto, en el escenario de dos niveles se sucedían los ‘gags’ visuales y el despliegue de Pirotecnia Caballer, porque la empresa valenciana se ocupa de los fuegos de artificio en el tramo español de la gira. Ardieron los pies de micro, los brazos del vocalista Till Lindemann, el supuesto fan que saltaba al escenario. No faltaron las máscaras lanzallamas, ni el falo-cañón de espuma, ni las tradicionales vejaciones al flacucho teclista, cocinado en una olla o paseado con correa. Sí se echó de menos, en cambio, el pasaje más poético de los conciertos de Rammstein, con esa barca que surca el mar de cabezas del público.

Rammstein saben cómo explicar su pasión por el fuego y los trajes ignífugos: «El 99% de la gente no entiende las letras, así que tienes que inventar algo para mantener el drama en el espectáculo», han comentado en alguna ocasión, aunque han obrado el prodigio de que miles de personas de todo el mundo canten con autoridad y aceptable fonética sus estrofas en alemán. Till Lindemann también ha analizado esa tendencia al espectáculo grandioso, con un giro inesperado: «Odio que me observen cuando estoy en el escenario –declaró hace años a la revista ‘Playboy’–. En los primeros tiempos, cuando había un solo de guitarra, me quedaba allí, como pegado al micrófono. Y siempre pensaba que tenía que hacer algo o me moriría de soledad y aburrimiento. Por suerte, un amigo mío era pirotécnico». El cantante y letrista es un personaje singular: hijo de un poeta para niños, nadador juvenil que parecía destinado a las olimpiadas, padre de «un montón de niños con un montón de mujeres» y espíritu oscuro que saca las ideas para las canciones de «un pequeño cuarto oscuro en el alma», su tema favorito es el «anhelo de morir» y siempre pensó que no llegaría a los 50. Los cumplió en enero y, con su afición por los fogonazos, da un poco de miedo imaginarse cómo serían las velas.


Vídeo: ‘Feuer Frei!’ en directo

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Los altos hornos de Rammstein
Till Lindemann, en concierto. / Borja Agudo
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.