El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 13 / 26 || Mañana 12 / 22 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
El monstruo de tres cabezas

DESDE NUEVA YORK

El monstruo de tres cabezas

The Jon Spencer Blues Explosion vuelven al Kafe Antzokia, donde ya dieron hace quince años un concierto que pasó a la historia

06.02.13 - 11:12 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Ocurrió el 13 de abril de 1997, hace casi dieciséis años. The Jon Spencer Blues Explosion, el trío neoyorquino liderado por el magro y eternamente juvenil Jon Spencer, dieron en el Kafe Antzokia uno de esos conciertos que pasan a la historia, que se incorporan a la memoria de la afición y se perpetúan durante décadas: los que estuvieron allí se dedican a evocarlo en cuanto tienen ocasión, porque el recuerdo se desdibuja pero la emoción permanece, y los que faltaron a la cita se siguen reconcomiendo por su mala pata. Aquello fue una apoteosis, una cosa de otro mundo, una onda expansiva que llega hasta el día de hoy, con sus ráfagas de blues y soul trepidante acompañadas de escaladas temerarias hasta el gallinero de la sala. En Bilbao y alrededores no falta gente que lo cita como el mejor concierto de su vida.

Pues bien, The Jon Spencer Blues Explosion (a los que se suele llamar JSBX para abreviar) regresan a aquel escenario para presentar su nuevo álbum, ‘Meat And Bone’, el primero que han editado en ocho años, y los fans tienen los dedos cruzados desde hace semanas para que vuelva a producirse el milagro. El disco es un retorno a su sonido más básico, ese combinado de raíces americanas pasadas por el filtro del punk e interpretadas con dos guitarras y batería: la afición del trío por regurgitar estilos tradicionales siempre les distinguió de sus compañeros de generación, y con el paso del tiempo les ha convertido en un referente para triunfadores como The White Stripes o The Black Keys. De hecho, la pregunta que más a menudo le plantean ahora a Jon Spencer es por qué su proyecto, compartido desde siempre con el también guitarrista Judah Bauer y el batería Russell Simins, no ha llegado a alcanzar la popularidad masiva de esos otros grupos: «Quizá tengamos algo que ver con ellos, no lo sé, no conozco a esta gente. En realidad, no es lo mío. Yo diría que esa música es popular porque ya fue popular antes: gran parte de ese material me recuerda a lo que sonaba en la radio cuando yo era un chaval, en los 70. Es una fórmula de eficacia probada. La Blues Explosion, en cambio, siempre ha sido un grupo punk, bastante aventurado, experimental y, en algunos aspectos, desafiante», reflexionó recientemente en una entrevista con Time Out Chicago.

Ciertamente, no se puede reducir la JSBX a ese blues que luce en el nombre, por mucho que lo sometan a un proceso de demolición y reconstrucción. En la letra de ‘Black Mold’, el tema que sirvió de presentación a su nuevo álbum, Spencer se dedica a repasar algunos discos de su colección que encontró dañados por la humedad, y en la lista se juntan el jazz de Art Blakey, el blues de Big Walter Horton, la vanguardia académica de Milton Babbitt, el rock and roll de Little Richard y la canción irónica de Randy Newman. Toda esa herencia musical se enfoca desde el punk: la prehistoria de Jon Spencer está en Pussy Galore, una de las bandas más heterodoxas y controvertidas del underground americano de los 80 (en ella llegó a tocar también su esposa, Cristina Martínez, una mujer nacida en Campanario, Badajoz, con la que después compartiría el grupo Boss Hog). Y, a lo largo de su discografía, la Blues Explosion ha ido fagocitando sin pudor influencias contemporáneas del hip hop y la música electrónica. «Creo que nuestro grupo confunde un poco a alguna gente –ha admitido Spencer–, pero si nos ves en directo todo tiene sentido». Sobre el escenario, sus canciones entrecortadas a modo de collages, sobre las que Jon Spencer va salpicando hipidos y exhortaciones como un predicador poseído, pueden provocar algo parecido a la embriaguez y convertirse en una revelación inolvidable. Crucemos los dedos.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El monstruo de tres cabezas
JSBX regresan a Bilbao para presentar su nuevo álbum, 'Meat And Bone'.
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.