Los tres exetarras encargados de las prisiones que no consiguen mantener la disciplina entre los presos

De izquierda a derecha, Jorge Sertutxa, Ohiane Garmendia y 'Kubati'/EL CORREO
De izquierda a derecha, Jorge Sertutxa, Ohiane Garmendia y 'Kubati' / EL CORREO

Solo una veintena de los casi 300 reclusos se ha acogido a los procesos de progresión de grado que solicitaba la izquierda abertzale por el desconcierto que se vive en las cárceles

ÓSCAR B. DE OTÁLORA

Las cárceles siguen siendo el gran problema de la izquierda abertzale. Desde 2016, tanto Sortu como el colectivo de presos de ETA (EPPK) tienen un marcha una estrategia en la que apuestan por pedir progresiones de grado en prisiones para acelerar la salida a la calle en aquellos casos en los que sea posible, con el objetivo final de «vaciar las cárceles». En el último año, incluso se encargó a tres expresos de peso en la organización que se encargasen de la gestión vinculada con los internos. Sin embargo, apenas se han producido avances. Según datos a los que ha tenido acceso EL CORREO, tan solo una veintena de un total de 280 internos ha accedido a las consignas y ha solicitado una progresión de grado. El número apenas supone el 7,14% del total, una cifra mínima si se tiene en cuenta que incluso el colectivo llegó a anunciar una petición masiva de cambios de situación penitenciaria que nunca se llevó a cabo.

Según fuentes consultadas, las causas de esta desmovilización están dentro de las prisiones pero también fuera. Especialmente, fuera. Hasta ahora, la dirección de ETA y los sectores de la izquierda abertzale encargados de la gestión de los presos contaban con un grupo de abogados que se encargaba tanto de la cohesión interna como de la gestión diaria de las cárceles. Las sucesivas operaciones policiales contra este colectivo han supuesto que se haya perdido la capacidad de influir dentro de las prisiones. Por el contrario, todo el peso de la gestión recae en tres expresos etarras de peso que son los encargados de intentar mantener la cohesión: José Antonio López Ruiz, 'Kubati'; Ohiane Garmendia y Jorge Sertutxa.

José Antonio López Ruiz, 'Kubati', a la derecha, junto con Jesús María Zabarte, 'el carnicero de Mondragón'.

El primero de ellos, 'Kubati', fue el asesino de Dolores González Katarain, 'Yoyes'. Fue condenado a más de mil años de prisión por 13 muertes pero salió de la cárcel en 2013 tras cumplir 26 años de condena. El dirigente de Sortu Rufi Etxeberria le incorporó al grupo de trabajo que se dedica a tratar el tema de los presos y a los etarras huidos. En ese puesto ha sido quien ha reiterado alguna de las consignas que afectan a los presos. Entre ellas, que el límite de los pasos que pueden dar los reclusos para mejorar su situación penitenciaria son «la delación y el arrepentimiento».

Tanto Etxerat como la plataforma 'Kalera Kalera' están dirigido por antiguos presos

El segundo exetarra incorporado al control de la situación de los presos es Jorge García Sertutxa, quien estuvo condenado, entre otras causas, por haber intentado matar al Rey Juan Carlos I en 1995 en Palma mediante un rifle de francotirador. Este antiguo miembro del 'comando Bizkaia' salió de la cárcel hace tres años y también fue escogido para dirigir las organizaciones de la izquierda abertzale dedicadas a los internos. En la actualidad dirige Etxerat, el colectivo de atención a los miembros de la banda. La tercera exreclusa de la banda que se encarga de los internos es Ohiana Garmendia, una etarra que cumplió cinco años de condena en Francia y que ahora coordina 'Kalera Kalera', el colectivo encargado de la movilización de apoyo a los reclusos.

Según fuentes conocedoras de la situación, estos expresos y la dirección de la izquierda abertzale se han encontrado con que las prisiones son ahora más refractarias a sus consignas que en el pasado. En muchos casos, porque las órdenes ya no llegan o porque hay presos que no se sienten obligados a obedecerlas.

Jorge García Sertutxa, actual coordinador de Etxerat, durante un juicio en la Audiencia Nacional.
Jorge García Sertutxa, actual coordinador de Etxerat, durante un juicio en la Audiencia Nacional. / EL CORREO

Pero también hay factores internos en las propias cárceles que estén provocando que las directrices de la izquierda abertzale no se sigan y que el ambiente interno sea de confusión y desconcierto. Por una parte, de los 280 presos que cumplen condena en España -en Francia hay 80- más de un centenar con sentencias que implican penas efectivas de más de cuarenta años de cumplimiento por lo que saben que este tipo de peticiones de progresión de grado no serían efectivas a la hora de reducir su condena.

En el resto, la visión que existe es que aceptar los requisitos para progresar de grado -hasta ahora prohibidos para los miembros de ETA- puede suponer una humillación y no está claro que no vaya a suponerles un rechazo si salen de la cárcel. «Son presos que todavía quieren que se les haga un recibimiento cuando vuelvan a su pueblo y no saben el coste que tendría para ellos aceptar las medidas que propone la izquierda abertzale», indican las fuentes consultadas. Para estas personas puede ser más aceptable salir de prisión cuando corresponda sin hacer ninguna renuncia que arriesgarse a sufrir un rechazo en la calle.

Pero también existe, repartido entre en ambos sectores, un grupo de irreductibles que rechaza todos los pasos de Sortu y que considera que se están produciendo continuas cesiones. Algunos de estos radicales han estado vinculados a ATA, el movimiento a favor de la amnistía que cogió fuerza en el momento en el que la izquierda abertzale renunció a buscar una salida conjunta para todos los presos de la banda. En otros casos, se trata de posturas individuales que, según fuentes penitenciarias, se han exacerbado por ejemplo con decisiones de la izquierda abertzale como abandonar la vía unilateral a la independencia y aceptar los Derechos Históricos de la Constitución como vía hacia el confederalismo. Una propuesta que en los años de plomo de la banda hubiera supuesto la expulsión y castigo si algún etarra se hubiera atrevido a sugerirla.

El exjefe etarra Pla anunció que jamás lamentaría su pasado al tiempo que los presos mostraban su disposición a reconocer el daño causado

Toda esta situación está generando que el final de ETA tras su desarme en abril del año pasado se está viviendo como un proceso confuso e incierto dentro de las prisiones. Este mes de enero, la situación de confusión en las cárceles vivió uno de los momentos más paradójicos. A comienzos de año, los miembros del EPPK anunciaron que estarían dispuestos a «reconocer el daño causado» dentro de su nueva estrategia. Dos semanas más tarde, el exdirigente etarra e interlocutor de los presos, David Pla aseguró desde una prisión gala: «No lamentamos lo que hemos hecho en el pasado». Estos mensajes confusos se sitúan en ese ambiente creado por una falta de dirección efectiva hacia los presos y diferentes sensibilidades sobre qué pasos dar para «vaciar las cárceles», el objetivo que cada vez ve más lejos la izquierda abertzale.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos