Jantour

Jantour

Ángela Quintas

«No tenemos que asociar delgadez a salud»

La nutricionista posa junto a su libro. /BORJA AGUDO
La nutricionista posa junto a su libro. / BORJA AGUDO

IRATXE PAÑEDA

«Los hidratos de carbono son todo lo que nace de la tierra». «Los alimentos ricos en proteínas son todo lo que corre, salta, vuela y nada». Este es el tono didáctico que predomina en los libros de Ángela Quintas, porque «el objetivo es que se entienda la teoría; si no, no sirve de nada». Con motivo de su visita a Euskadi, conversamos con esta licenciada en Química Orgánica y máster en Dietética y Nutrición, con más de 15 años de experiencia en esta disciplina que también ha prestado asesoramiento nutricional en el mundo del cine.

–¿Qué vamos a encontrar en este libro?

–Es una respuesta al libro anterior, que era más teórico. Cuando dices a la gente que mezcle hidrato con proteína solo se le ocurre preparar filete a la plancha con ensalada y te pide otras alternativas para que no sea tan aburrido. El libro tiene una parte teórica porque no quería que fuera un volumen solo de recetas, puesto que no soy cocinera, una segunda con 90 recetas y al final hay un apartado de dudas frecuentes.

–¿Cuál ha sido la fuente para esas recetas?

–Son mías. Son cosas que hacía en casa y aportaciones de algún paciente. Cuando surgió la idea del libro pensé que las recetas tenían que cumplir tres premisas: que la materia prima fuera fácil de encontrar, tiempos de elaboración relativamente cortos y que visualmente el resultado fuera bonito.

–La comida entra por la vista.

–Sí, es muy importante, porque quienes hacen una dieta te dicen que se sienten muy tristes cuando la familia está comiendo y ellos están con su plato diferente. De esta forma puedes cocinar para la familia y luego hacer modificaciones, pero la base es la misma para todos. Hacer comidas distintas es un gran sacrificio. La dieta se tiene que adaptar a ti y tú te tienes que adaptar a la dieta. Si te lo ponen difícil, al final no lo haces.

–¿Y cómo afecta la genética?

–La genética juega un papel importante por ejemplo para tener un buen metabolismo basal (gasto energético de nuestro cuerpo en reposo), porque tenemos más masa muscular... Pero también esa genética hay que cuidarla. Puedes ser una persona con un ligero sobrepeso y una analítica perfecta o delgada y con una analítica de llevarte las manos a la cabeza. No tenemos que asociar delgadez a salud. Lo importante es que tú estés sano. Se trata de adelgazar pero, sobre todo, de aprender a comer sano. No tenemos que ser todos modelos. En dos personas que miden lo mismo una puede estar fenomenal con 70 kilos y otra con 50, depende de sus esqueletos, sus musculaturas...

–En el libro comenta que no debemos consumir hidratos de carbono solos.

–Siempre hay que combinar hidrato con proteína. El cuerpo –tras almacenar una parte en el hígado y otra en los músculos– tiene un mecanismo para normalizar los niveles de glucosa en sangre. Es una reacción llamada lipogénesis. Convierte la glucosa en grasa para almacenarla y al combinar los alimentos los niveles de glucosa no se desbordan.

Abuelas alquimistas

–Entonces para adelgazar no vale solo con comer ensalada, verdura...

–¿Y la proteína dónde está? Si tenemos cada vez más peso es que algo estamos haciendo mal. Los japoneses son un ejemplo. Están delgados y comen arroz con pescado. Nosotros antes hacíamos eso, nuestras abuelas eran alquimistas. Mezclaban unas lentejas con arroz (legumbre con cereal), con lo que se consiguen todos los aminoácidos esenciales que tu cuerpo no puede fabricar, y además le echaban un chorrito de vinagre, que facilita la reducción de hierro y que pueda ser absorbido. Hacían química en la cocina.

–Entre otras películas ha asesorado al reparto de ‘Gordos’ para que ganaran peso sin poner en riesgo su salud.

–Fue un proyecto duro pero bonito que duró 9 meses, en los que engordé con los actores porque estaba embarazada. Fue divertidísmo. Una película se rueda de un tirón –igual 7 semanas– pero nosotros estuvimos 9 meses. Rodábamos, parábamos, ajustábamos y volvíamos a rodar.

–¿Pero se puede conseguir sin que afecte al cuerpo?

–La idea es que no afecte absolutamente en nada. Cuando Antonio de la Torre supo que tenía que engordar 40 kg pensó que era jauja, que iba a comer de todo. Pero no, hay que hacer las cosas con cabeza, no se pueden disparar todos los niveles. En ‘Requisitos para ser una persona normal’, la cineasta Leticia Dolera tenía claro que quería a Manuel Burque. Siempre hacemos pruebas previas y vi que no debía coger mucho peso porque tenía colesterol. Pensamos primero en normalizar esos niveles de colesterol y si funcionaba ya nos plantearíamos si le hacíamos subir peso. Pasó que cuando engordó todo lo que tenía que engordar (unos 12 kg), sus analíticas estaban mucho mejor que al principio.

Las recetas de adelgaza para siempre

Editorial
Planeta
Páginas
352
Precio
17,90 €.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos