Israel gana Eurovisión 2018 con una vanguardista Dj

Un momento de la actuación de Israel, país ganador de Eurovision 2018

Netta Barzilai se alzó con el triunfo en el certamen musical, mientras Amaia y Alfred tuvieron que conformarse con la vigésimotercera posición

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Una canción anti bulling divertida, colorida, vanguardista y difícil de clasificar logró el primer puesto en el Festival de Eurovisión. Israel se batió hasta el último minuto con Chipre, pero al final el voto popular se decantó por el país soberano de Oriente Próximo que logró un total de 529 puntos con la gracia del jurado profesional y del público.

La canción 'Toy' (juguete) está compuesta por Doron Medalie, el mismo autor de los temas presentados por el país en las dos últimas ediciones del certamen. El espectáculo sorprende desde el primer instante, cuando Netta Barzilai parece hacer una especie de gracioso calentamiento vocal, antes de meterse en harina. Una colorida y divertida coreografía acompaña a la melodía, cuya letra lanza un claro mensaje anti bulling y en contra de los abusones, a los que ridiculiza con movimientos que emulan a una gallina.

La intérprete, Dj profesional, ha sufrido en sus carnes el desprecio de otras personas que se metían con ella por su aspecto físico y quiso hacer un alegato hacia aquellas personas que se sienten ultrajadas. Fue su participación en un concurso musical de la televisión lo que le proporcionó el billete para representar a Israel en Eurovisión.

Asegura la ganadora de la edición de este año que en su infancia soñaba con ser una estrella delgada, porque creía que solo así podría triunfar. Nacida en Hod HaSharon, Israel, en 1993, Netta emigró siendo niña a Nigeria y fue en su regreso, varios años después, cuando se sintió socialmente marginada por su aspecto físico. Decidió refugiarse en la música y la vocación le atrapó, llevándole a nuevos caminos que enfocó hacia la música electrónica.

Al ganador de la anterior edición, Salvador Sobral, que actuó como artista invitado junto al conocido Caetano Veloso, no le gustó demasiado la decisión a tenor de la opinión que dio a un periódico portugués afirmando que la canción israelí era «horrible». Eleni Foureira, la representante de Chipre, estuvo a punto de llevarse el gato al agua con un tema robusto, pegadizo y muy atractivo, por algo muchos la consideran la Beyonce de su país. Los que no salieron tan bien parados en el festival fueron Amaia y Alfred, cuya interpretación no pareció convencer ni a los jurados profesionales ni a la audiencia, quedando en la vigésimotercera posición. Aún así, la pareja recibió las felicitaciones de numerosos artistas españoles por su buen hacer sobre las tablas.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos