El Correo

«Es inviable un acuerdo entre PSOE, Podemos y Ciudadanos»

Albert Rivera posa en los Arquillos durante su breve visita a Vitoria.
Albert Rivera posa en los Arquillos durante su breve visita a Vitoria. / Blanca Castillo
  • Albert Rivera - Presidente de Ciudadanos, Fía el desbloqueo a una negociación PP-PSOE y pide a los populares que sean «flexibles» si los socialistas piden la cabeza de Rajoy

Albert Rivera está de gira. Ayer hizo su primera parada en Vitoria y, tras almorzar en la capital alavesa, puso rumbo en coche a La Coruña. 25-S: Euskadi y Galicia, nuevo objeto de deseo de los líderes nacionales. El jóven político catalán, que luce pulsera y reloj en naranja corporativo, tiene previsto venir «seis o siete» veces a Euskadi. Sin descuidar la política nacional, aunque, tras la fallida investidura de Rajoy, el líder liberal lo fía todo a una eventual negociación PP-PSOE.

¿Estaría dispuesto Ciudadanos a involucrarse en la gobernabilidad con PSOE y Podemos, como sugirió el viernes Pedro Sánchez?

Es pura ciencia ficción política. Ya se vio en la anterior etapa que la amalgama de partidos que no han ganado las elecciones sumados a formaciones independentistas, en total 44 fuerzas, no dan para constituir un Gobierno viable que pueda cumplir los Presupuestos, los techos de déficit, hacer frente al reto secesionista catalán... Esa vía no es mayoritaria ni siquiera en el PSOE; ya lo probaron antes. No parece algo planteable, realista ni viable.

Pero usted ya ha pactado con el PSOE y con el PP. ¿Por qué no explorar esta vía sin necesidad de incluir a los independentistas?

Es que los independentistas están dentro de Podemos. Una de sus condiciones básicas es un referéndum de independencia en Euskadi, Cataluña y Galicia, que es absolutamente incompatible con Ciudadanos. Si a eso le sumamos subir el IRPF al 58% o controlar a los jueces... El modelo de país de los partidos antisistema es incompatible con Ciudadanos. Para gobernar un país hay que tener un cierto proyecto.

Usted ha acordado las mismas cien medidas con PP y PSOE.

Un Gobierno en minoría con el apoyo puntual de una oposición responsable no es lo idóneo pero es viable. Pero un Gobierno que dependa de 44 partidos, algunos independentistas, no es una solución viable ni está en la naturaleza de lo que el PSOE ha representado 35 años.

¿Ve incapacitado entonces a Sánchez para liderar una alternativa?

El PSOE tiene que entender que se tiene que sentar a la mesa a negociar con el PP y ponerle condiciones. Y el PP tiene que entender que si quiere formar gobierno tendrá que sentarse con el PSOE y ceder en cosas. Les pido responsabilidad.

¿Exige la cabeza de Rajoy?

No, nosotros hemos apoyado a Rajoy y hemos sido los únicos. Lo que dije es que si vuelven a intentarlo no vamos a participar de otro fracaso. Que vengan con los deberes hechos y con los escaños sumados. Si nos necesitan que nos llamen, pero es trabajo del candidato buscarse la investidura.

El viernes habló de «algún candidato» del PP. ¿No le estaba enseñando a Rajoy la puerta de salida?

Algún candidato puede ser Rajoy. Y si PP y PSOE negocian que tiene que ser otro que lo hagan. No es que no pueda ser Rajoy pero hay que abrir la puerta. Lo ha dicho Felipe González. Les corresponde negociarlo a PP y PSOE, yo no entro. Lo que les pido es altura de miras y no pensar tanto en los sillones y en las cuestiones personales. Ambos se echan la culpa y la casa sin barrer.

¿Qué credibilidad tiene sugerir ahora la posibilidad de que Rajoy se marche? Usted ya le vetó en campaña y ha acabado votando ‘sí’ a su investidura.

Nosotros hemos sido los más flexibles, los del ‘sí’, los de los acuerdos moderados. Y siempre hemos dicho que las personas no pueden estar por encima del país y del interés general. Si con 32 escaños somos capaces de negociar 150 reformas sin pedir sillas a cambio, es exigible también a los demás que no pongan su silla por delante del país. Insisto, si mañana Rajoy tuviera una investidura viable con un acuerdo que respetara las 150 reformas, adelante. Ahora bien, si el PSOE se sienta a negociar y pone condiciones, le pedimos al PP que sea flexible.

Pidió perdón en la tribuna. ¿Ha fracasado la política o han fracasado algunos políticos?

Me lo pedía el cuerpo. Lo hice de corazón y la gente lo ha entendido muy bien. Es el fracaso de dos investiduras en seis meses pero, en el fondo, también la incapacidad de buscar un espacio común. A uno no se le tienen que caer los anillos por pedir perdón aunque no sea el principal responsable.

¿No será también que teme que sus votantes no hayan entendido su cambio de caballo? ¿O el miedo a que Ciudadanos se diluya en unas terceras elecciones que, paradójicamente, podrían reforzar al bipartidismo?

Unas terceras elecciones serían muy poco democráticas. Decirle a los españoles que su voto no vale nada no me parece justo, la verdad. Por no hablar del despilfarro de dinero, del bloqueo institucional o de la posible sanción de 5.000 millones de euros y la congelación de fondos europeos. He pedido a mi equipo que no haga cábalas sobre unas terceras elecciones, primero porque hay que evitarlas y segundo porque es absolutamente imprevisible lo que pueden hacer los españoles con un cabreo de tal naturaleza. No son buenas para España pero para los líderes políticos que hemos intentado desatascar esto, y para los que lo han atascado, tampoco.

Guerra fría entre PP y PSOE

Sin embargo, hay pocas dudas de que se presentarían los mismos.

En mi caso no lo sé porque espero que no haya. El fracaso de las investiduras tiene que ver con la política de ‘guerra fría’ de los últimos treinta años: PP y PSOE han funcionado como bloques inamovibles y se han dedicado a criminalizarse políticamente. Y ahora se encuentran con la paradoja de que dejar de considerarse enemigos y acercarse al de enfrente es muy difícil.

¿Y qué cara se le queda a uno al ver, después de negociar un pacto de regeneración con el PP, que se propone al dimisionario exministro Soria por los ‘papeles de Panamá’ para el Banco Mundial?

Al PP y al PSOE o les controlas de cerca o no van a cumplir nunca. Una de las cosas que se podían poner en marcha con el acuerdo con los socialistas es el endurecimiento de las puertas giratorias. Pero parece que algunos prefieren ir repitiendo elecciones para que esas reformas no se pongan en marcha.

¿No les dan gato por liebre?

No, me refuerza en que es necesario controlarles y vigilarles y por eso vamos a pedir la comparecencia del Gobierno en funciones en el Congreso para que expliquen lo inexplicable. ¿De verdad no hay nadie que por lo menos haya pagado sus impuestos?