LOS DATOS

Propietarios de Urkiola se sienten «abandonados» por la Diputación

Los propietarios de terrenos en Urkiola consideran que cada vez tienen más obligaciones y menos ayudas  /  MAIKA SALGUERO
Los propietarios de terrenos en Urkiola consideran que cada vez tienen más obligaciones y menos ayudas / MAIKA SALGUERO

El nuevo Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Natural «no tiene en cuenta» a los dueños privados que acaparan el 60% del terreno

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Ser propietario de un terreno en el Parque Natural de Urkiola no es tarea fácil. Pese a acaparar el 60% del suelo, sus dueños se sienten «abandonados» y «ninguneados» por la Diputación que ha rechazado cada una de sus aportaciones al nuevo Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del parque aprobado la pasada semana en el consejo de Gobierno foral. Aseguran que «las limitaciones son cada vez mayores y nos obligan a destinar la propiedad a servicios ambientales sin compensación alguna». Que los senderistas atraviesen sus terrenos de continuo, que tengan que descartar el buen tiempo del otoño en las tareas de poda o desbroce por la puesta del alimoche o que se les obligue a plantar coníferas de turnos largos cuando el mercado de este tipo de madera se encuentra en uno de sus peores momentos, «no es fácil».

«Nos están apretando demasiado cuando hemos dado forma desde siempre al paisaje del parque», apunta Aitor Onaindia, miembro de la APANUR, Asociación de Propietarios Afectados por el Parque Natural de Urkiola en el que se incluyen terrenos forestales y agrícolas destinados a la ganadería. Más obligaciones y menos ayudas es desde hace años su caballo de batalla, sobretodo, desde que Urkiola se integrara en 2016 en la red europea Natura 2000 de espacios protegidos para la conservación de la biodiversidad, aumentando las especies y zonas de protección.

Suelo.
El 60% del terreno pertenece a propietarios privados.
Restricción.
En 2016 Urkiola se integra en la Red Natura 2000 de espacios protegidos aumentando así las especies y zonas de protección
Normativa.
La Diputación aprobó la pasada semana el nuevo Plan Rector del parque.

«Se nos obliga a destinar nuestra propiedad a servicios ambientales y no nos ofrecen una compensación, no tienen en cuenta que todas esas limitaciones afectan a nuestra producción, si nos perjudica, mala suerte», explica. Por eso, asegura que desde APANUR se sienten «cabreados». «No es justo, nos da la sensación que nuestro abandono les resulta beneficioso». En este sentido, la situación de los bosques por la falta de ayudas a los propietarios de los terrenos y una legislación cada vez más restrictiva en materia de conservación, ha hecho que el 90% de los espacios de frondosas autóctonas como hayedos o robledales estén abandonados.

«Establecen un kilómetro a la redonda de protección de las especies, sin tener en cuenta que en medio hay una montaña y que por ejemplo las prohibiciones para la protección del murciélago de las cuevas de Balzola deberían ser distintas en las dos caras de la montaña», apuntan. En estos momentos el desbroce ha de ser manual en un kilómetro a la redonda. «Mayor tiempo invertido, mucho más esfuerzo y sin ninguna compensación», matizan. Es por ello que, entre otras cosas, solicitaron sin éxito que se elabore un estudio socio-económico de la zona realizado «a pie de campo» para reducir las afecciones y cambiar el sistema de compensación.

Las prohibiciones

Su petición no fue aceptada e insisten en que las instituciones se han mostrado «muy herméticas» en sus planteamientos y no recogen la situación real del parque y la convivencia con los propietarios. «No es malo que un ganadero críe animales en Urkiola y gane dinero o que un forestalista haga lo mismo con los árboles, porque se puede hacer mejorando el paisaje», apunta.

La Diputación mantiene en el nuevo PRUG las limitaciones con las que ya se regía el Parque Natural de Urkiola desde hace años, como el corte de leña con fines recreativos, la realización de fuego fuera de los lugares acondicionados para ello, la acampada libre, la práctica de parapente, ala delta o similares, así como el sobrevuelo del parque natural a menos de 1.000 metros de altura sin autorización previa.

Tampoco se permite estacionamiento de vehículos fuera de las áreas de aparcamiento señalizadas, alterar la calma y tranquilidad en el área natural con vehículos con escape libre, megáfonos, pirotécnica, bocinas, instrumentos musicales o similares. Los animales domésticos también están bajo vigilancia y no se permite paseara sueltos y sin bozal perros de razas potencialmente peligrosas, ni pintar o señalizar rutas e itinerarios fuera de los Grandes Recorridos (GR), Pequeños Recorridos (PR) o sendas del parque.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos