Desmantelan un matadero 'halal' ilegal en Álava y detienen a siete personas

Imagen de un matadero, ajeno a la información./E. C.
Imagen de un matadero, ajeno a la información. / E. C.

Sacrificaban ganado vacuno y ovino sin ningún control sanitario que distribuían en casas particulares y carnicerías

Marta Peciña
MARTA PECIÑA

La Ertzaintza ha desmantelado un matadero ilegal adaptado al rito 'halal' en la localidad ayalesa de Sojo en el que se sacrificaba sin control sanitario ni administrativo ganado vacuno y ovino que se destinaba al consumo humano en domicilios particulares y carnicerías de Vitoria y Bilbao, según informó este viernes. En la misma operación, denominada 'Hiltegi', iniciada a finales del año pasado, se ha detenido a siete personas de entre 32 y 59 años por delitos contra la salud pública y el medio ambiente y por maltrato animal. Cuatro fueron detenidas el jueves en Sojo. Otra en Vitoria, «considerada la encargada de la distribución a particulares». En Karrantza (Bizkaia) se produjeron otros dos arrestos de hombres que «suministraban de forma habitual ganado para ese sacrificio ilegal». Siempre según la Policía autónoma, «se trataba de animales que no tenían salida en el mercado legal y para los que buscaban un rendimiento en el mercado negro».

Este viernes se puso a los detenidos a disposición judicial en Amurrio y todos quedaron en libertad, aunque tres de ellos tienen antecedentes por violencia de género, hurto, quebrantamiento de orden de alejamiento, amenazas, maltrato animal, agresiones y daños.

Las claves

El matadero
Funcionaba desde hace cinco años y se deshacían de los restos arrojándolos a una sima de Burgos
La distribución
Se realizaba en Vitoria y Bilbao, sin control y en vehículos particulares sin refrigeración

El matadero se localizaba en un caserío de Sojo, en la carretera que conduce desde Artziniega a Peña Angulo «y llevaba funcionando unos cinco años», precisa el Departamento de Seguridad. El propio caserío contaba con una explotación ganadera, pero según fuentes consultadas por EL CORREO, «también compraban ganado en el Valle del Asón (Cantabria), en Karrantza (Bizkaia) y en el Valle de Mena (Burgos)». Los detenidos «quitaban la identificación que llevan los animales en el estómago. Se han encontrado cientos de 'chips' que permitirán identificar al ganado sacrificado».

Rito 'halal'

Según explicó la Ertzaintza, en el momento de la detención había cuatro personas en el caserío, «los dueños de la explotación y otros dos varones que estaban dando muerte a varias ovejas». La actividad del matadero ilegal era intensa porque «cada semana, sacrificaban a una media de dos vacas y veinticinco cabezas de ganado ovino».

El matadero ilegal se había habilitado en la cuadra del caserío, sin tener en cuenta las medidas higiénicas que deben tener estas instalaciones. El espacio «contaba también con un 'amarre' para sacrificar animales por el rito musulmán, es decir, en dirección a La Meca», según indicaron fuentes conocedoras de la actividad.

La distribución de la carne se realizaba «en vehículos particulares sin refrigeración ni las necesarias medidas sanitarias», asegura la Ertzaintza, que señala «domicilios de Vitoria y Bilbao como destino de la carne sacrificada en estas condiciones». En la vivienda de Sojo se intervino material y documentación y también se inspeccionaron cuatro establecimientos donde se vendía al público esa carne ilegal: tres en la capital alavesa y uno en la vizcaína. Los arrestados se deshacían de los restos de los animales sacrificados «abandonándolos en su mayoría en una sima ubicada en la zona de Peña Angulo, en el Norte de Burgos».

Las claves

El matadero
Funcionaba desde hace cinco años y se deshacían de los restos arrojándolos a una sima de Burgos
La distribución
Se realizaba en Vitoria y Bilbao, sin control y en vehículos particulares sin refrigeración

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos