Investigadores emplean Google Glass contra el autismo infantil

Google Glass /Web
Google Glass / Web

Las gafas inteligentes encuentran su nicho en el ámbito profesional

José Carlos Castillo
JOSÉ CARLOS CASTILLO

Con Google Glass comenzó la explosión de los wearables, dispositivos inteligentes pensados para llevarse puestos, cual accesorio. No obstante, las gafas del gigante de Internet enfrentaron no pocos inconvenientes técnicos y legales, convirtiéndose en gadget exclusivo del ámbito profesional.

Tras el lanzamiento de un nuevo modelo hará cosa de un año, Google Glass suscitó una investigación con menores autistas, llamada a mejorar sus pautas de interacción social. La idea era atajar el problema durante la infancia, de forma que su vida universitaria y profesional discurra con el mínimo de inconvenientes.

Los investigadores desarrollaron un sistema de reconocimiento facial asociado a las gafas, capaz de identificar las emociones más comunes. Después pidieron a doce niños de 14 años que las llevasen, monitorizando sus reacciones. La mayoría de familias consultadas aseguraron que sus hijos habían incrementado el contacto visual tras la terapia, si bien no se tuvo en cuenta un grupo de control para contrastar los resultados.

Actualmente Google Glass se ha implantado como asistente en la producción de unas 50 empresas, algunas de primer nivel como Boeing, DHL y Volkswagen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos