https://static.elcorreo.com/www/menu/img/tecnologia-fs-gamer-desktop.png

Francia descarta que las compras de objetos aleatorios en videojuegos sean juegos de azar

Loot box en Overwatch /Blizzard
Loot box en Overwatch / Blizzard

La autoridad que regula el juego online sí alerta de su peligro como aprendizaje en las apuestas

SARA BORONDO

Aunque de forma descoordinada, los países europeos están debatiendo desde distintos puntos de vista si la compra de cajas de botín y sobres dentro de los videojuegos deben tener o no la misma consideración que la lotería. En este tipo de micropagos el jugador compra una caja o un sobre con dinero del juego- que puede haber conseguido jugando o comprándolo con dinero real- sin saber lo que hay en su interior.

Mientras que Bélgica ha determinado que deben considerarse juegos de azar y ha instado a las empresas editoras a cambiar las mecánicas, Gran Bretaña estableció que no deben tener una consideración similar a las tragaperras y loterías ya que el jugador no recibe recompensa con dinero real. Ahora ha dado su diagnóstico Francia en la misma dirección que Reino Unido, aunque apuntando que hay investigaciones abiertas para analizar casos en los que los objetos logrados con cajas de botín puedan venderse fuera de la plataforma del juego y el editor permita usarlos en otros sitio que no sea su entorno original.

La Autoridad de Regulación del Juego Online (Arjel por sus siglas en francés) ha publicado su «Informe de Actividad 2017-2018» en el que expone su opinión sobre los micropagos. El informe reconoce no son una novedad, aunque sí indica que en 2017 es cuando se ha vivido una alerta social que llevó en algunos casos a los desarrolladores a modificar esas mecánicas de juego. La Argel considera que las cajas de botín se presentaban al jugador «bajo la forma de una lotería, sin que se viera su contenido».

En sus consideraciones, el informe recuerda que en Francia solo están permitidos los juegos de azar online de póquer, apuestas hípicas y apuestas deportivas. Para Argel, las microtransacciones son accesibles a los menores de edad ya que no comprueban la edad y despiertan en los menores «hábitos y reflejos que los convierten, para estos grupos vulnerables, en puertas de entrada para apostar con dinero real. Gastar dinero, a veces de forma reiterada, con la esperanza de conseguir un personaje o cualquier otro objeto virtual que pueda facilitar el progreso en el juego constituye, sin que se pueda considerar siempre como una expectativa de ganancia, un aprendizaje en las apuestas y las tragaperras». A esto añade que en la mayoría de microtransacciones el jugador no sabe lo que compra.

No considera Argel válido el argumento de las editoras de que en los juegos siempre hay premio y que esto los diferencia de los juegos de azar ya que, dice el informe: «la técnica del 'casi gano' la utilizan las tragaperras para dar al jugador la sensación de que casi ha ganado para animarle a seguir jugando».

Por último, el informe establece la conveniencia de presentar una acción conjunta dentro de la Unión Europea ya que, dice, «una sola acción puede ser más efectiva que diversas acciones nacionales». Para impulsarlo, se ha empezado a trabajar en el Foro Europeo de Reguladores (GREF) para elaborar un documento conjunto que establezca las acciones necesarias para concienciar a las empresas editoras, dar a conocer a los jugadores los peligros de estas microtransacciones en términos de adicción y alertar a los padres de los riesgos a los que están expuestos los mejores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos