La empresa que localizó a los 33 mineros de Chile acude al rescate de Julen

La empresa que localizó a los 33 mineros de Chile acude al rescate de Julen

El progenitor del pequeño atrapado en el pozo agradece las muestras de apoyo y la labor incansable de los equipos de emergencia, pero pide más efectivos: «Mi hijo está ahí y no llegan hasta él»

ALVARO FRÍAS Y JUAN CANOMálaga

Se llama Stockholm Precision Tools (SPT) AB y es una empresa sueca de geolocalización. Puede que así, por el nombre, no les diga gran cosa. Pero es la compañía que en agosto de 2010 situó el punto exacto en el que se encontraban 33 mineros chilenos que estaban atrapados a más de 700 metros bajo tierra tras el derrumbe de la mina San José, lo que resultó clave para su evacuación. Desde ayer, un equipo de esta empresa se ha incorporado a las tareas de rescate del pequeño Julen, el niño de dos años y medio que, según su familia, cayó el domingo a un pozo de prospección de 107 metros de profundidad y 25 centímetros de diámetro.

Tres técnicos de la empresa SPT llegaron ayer a mediodía a Totalán, donde las máquinas trabajan ya en el operativo de rescate del menor que pasa por excavar dos túneles: uno paralelo y otro perpendicular. «Se han presentado aquí voluntariamente y nos han explicado cómo trabajan», cuenta José, el padre del pequeño, que ha pedido personalmente que se incorporen cuanto antes a las tareas de salvamento.

En el caso de Chile, la empresa subcontratada por el Ministerio de Minería utilizó el GyroTracer, un equipo de geolocalización diseñado por SPT. Tras una semana sin saber cómo llegar hasta los mineros, fue la tecnología de la empresa sueca la que permitió situar el punto exacto donde se encontraban, aproximadamente a 688 metros de profundidad. Gracias a eso, se pudo cavar un túnel a 675 metros que permitió rescatar a los 33 mineros después de 17 días atrapados en la montaña.

La experiencia y, sobre todo, tecnología de la empresa sueca se sumó ayer a la larga lista de entidades y profesionales -se ha creado un comité de expertos formado por ingenieros de caminos para asesorar a la Guardia Civil- que están colaborando en las labores de localización y evacuación de Julen. Entre otras, la Brigada de Salvamento Minero de Asturias, que se desplazó ayer desde el Principado. Aunque solo les dio tiempo a reconocer el terreno, todos coincidieron en algo: «Es una de las operaciones más complejas que nos hemos encontrado».

Entre 48 y 72 horas

Los responsables del operativo han dado orden de acometer todas las opciones que se barajaban ayer, esto es, succionar el tapón de tierra detectado a 73 metros dentro del pozo al que según la familia cayó Julen; construir un pozo (paralelo, de un metro de diámetro y a cuatro o cinco metros del otro) y conectarlo en forma de 'u' a la altura del tapón; y hacer un túnel perpendicular, a cielo abierto, desde la ladera de la montaña.

La succión de ese tapón, para lo que se empleó una máquina traída desde Cádiz, se interrumpió temporalmente el lunes por la noche al romperse la manguera extractora debido a la dureza del terreno. Se quedó atascada y los técnicos han estado trabajando 24 horas seguidas para retirarla. Este contratiempo ha impedido, además, 'entubar' el interior del pozo donde cayó Julen, algo imprescindible para continuar con cualquiera de las opciones de rescate planteadas, ya que evitaría el riesgo de nuevos desprendimientos al realizar las excavaciones. El operativo tiene la confianza de que Julen esté muy cerca del tapón, entre los 73 y los 80 metros, como reconoció la propia subdelegada del Gobierno, María Gámez.

A primera hora de ayer, paralelamente, empezaron los trabajos de rebaje de los terrenos donde se realizarán el pozo paralelo y el túnel. Para el primero, hay que usar una máquina de sondeo vertical, conocida como 'pilotadora', que está viajando desde Zamora. El problema es que no hay herramientas que permitan descender más de 50 metros en vertical (la idea es llegar como mínimo a 70 para enlazar los dos pozos), por lo que hay que hacer una excavación previa para llegar a esta cota.

El plan C, abrir una gruta horizontal desde la ladera, se va a realizar con una tuneladora. El túnel, por la maquinaria disponible y sobre todo la premura de tiempo, no debería sobrepasar los 120 metros. El delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, calculó entre 24 y 48 horas para llegar hasta el niño. Los técnicos son menos optimistas y, trabajando a destajo día y noche, no esperan poder llegar a él antes de tres días.

Más información

 

Fotos

Vídeos