Ibarra cree que una actitud defensiva del personal sanitario ante las denuncias de pacientes perjudica al sistema de Salud

Juan Luis Ibarra ha intervenido este miércoles en el acto de apertura del XXVIII Congreso y Salud./Maika Salguero
Juan Luis Ibarra ha intervenido este miércoles en el acto de apertura del XXVIII Congreso y Salud. / Maika Salguero

JOSE DOMÍNGUEZ

El presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Juan Luis Ibarra, considera que las «respuestas marcadamente defensivas» de los profesionales sanitarios ante los conflictos jurídicos que surgen ante las denuncias de pacientes y por la aplicación del derecho a la protección de la salud, «a la postre, perjudican a la calidad del sistema de Salud». El máximo representante de los magistrados en la comunidad autónoma, que ha intervenido este miércoles en el acto de apertura del XXVIII Congreso y Salud en el Palacio Euskalduna de Bilbao, ha reconocido carecer de una solución «concluyente», pero a su juicio un «buen antídoto» es una judicatura «que respete a las partes en conflicto e integre la duda como hábito y estilo profesional».

Para Ibarra, el juez que afronta un caso sobre la actuación de un profesional de la salud y sus consecuencias, debe resolver «desde el respeto a la dignidad de los litigantes» y valorando la «duda», entendida esta como «la imposibilidad de una certeza objetiva absoluta». Por eso, considera imprescindible que la actitud de los magistrados este presidida siempre por la «tolerancia», «la atención y el control sobre todas las hipótesis», la «imparcialidad», la «prudencia» y el «equilibrio». Porque ha remarcado que la prestación sanitaria es un «derecho fundamental a la vida y la integridad física y moral» y la salud «un valor inherente a la dignidad de la persona».

Mayor relevancia legal

Al encuentro también ha asistido la viceconsejera de Administración y Financiación Sanitaria, Fátima Ansotegi, que ha reconocido que los aspectos legales relacionados con esta actividad «han cobrado una relevancia sustancial en los últimos años». Entre otras razones porque uno de los objetivos esenciales del Departamento Vasco de Salud es garantizar una asistencia sanitaria con el máximo nivel posible de calidad y seguridad». En ese sentido, ha añadido que se ha realizado un importante esfuerzo «no solo para el estricto cumplimiento de la Ley Orgánica del Parlamento europeo de protección de datos, sino también para preservar la confidencialidad en el manejo de la información sanitaria de cada una de las personas atendidas». También ha criticado el «intrusismo profesional y la publicidad engañosa y las pseudoterapias» que, a su juicio, generan dudas en los usuarios acerca de qué tratamiento elegir, lo que en algunos casos puede suponer un verdadero riesgo para la salud».