Los tres jefes médicos imputados por la OPE de Osakidetza testificarán el día 30

OPE de Osakidetza celebrada en el BEC./
OPE de Osakidetza celebrada en el BEC.

Una jornada antes lo hará en calidad de testigo María Jesús Múgica, exdirectora del Servicio Vasco de Salud que dimitió por el escándalo

TERRY BASTERRA

El 30 de mayo, dos días después de las elecciones, aún en plena resaca política, es la fecha elegida por Yolanda Varona, la jueza que investiga el presunto fraude en once especialidades de la OPE de Osakidetza, para que dé inicio la fase testifical de la instrucción de este caso. Los primeros en declarar, según ha podido saber ELCORREO, son los diez citados en calidad de testigos. Se repartirán en dos jornadas, la del 28 y la del 29 de mayo. Entre los que deben personarse esos días en el juzgado de instrucción número 2 de Vitoria está María Jesús Múgica, exdirectora general de Osakidetza, que presentó su dimisión en mitad de la polémica. También declararán los tres anestesistas afiliados al sindicato ESK que acertaron ante notario las cuatro mejores notas de su especialidad y tres médicos que formaron parte de los tribunales correctores de unos exámenes sobre los que se cierne la sospecha de su filtración.

Un día más tarde, el jueves 30, están citados en calidad de imputados los tres jefes de servicio acusados de un delito de infidelidad en la custodia de documentos y otro de filtración de secretos por funcionario público al dar a conocer, presuntamente, las preguntas de las pruebas a médicos de sus respectivos equipos que sacaron las mejores notas en sus especialidades. Se trata de César Augusto Valero, jefe del servicio de Anestesiología del Hospital Araba; José Luis Cabriada Nuño, responsable del servicio de Digestivo en Galdakao, y María Reyes Vega, de Angiología y Cardiología en Basurto.

Lo que aún queda por definir es cuándo declararán otros tres altos cargos de Osakidetza: el exdirector de Recursos Humanos Juan Carlos Soto –que también dimitió–; su subdirector, Xabier Balerdi, y el director de Planificación Sanitaria, Andoni Arcelay. A petición de la Fiscalía serán citados los últimos, y en función de lo que se descubra durante la instrucción y las testificales se decidirá si comparecen en calidad de testigos o imputados, en caso de que se aprecie en su actuación indicios de colaboración en el fraude.

Las irregularidades y filtraciones en la OPE de Osakidetza saltaron a la luz el pasado junio. Primero fue un cirujano vascular, miembro del tribunal calificador de esta especialidad, el que alertó por carta de un resultado «insólito» en dicha categoría. Días después ESK y Podemos demostraron que habían 'adivinado' ante notario la identidad de los cuatro candidatos que sacarían mejor nota en la oposición para los anestesistas. A partir de ahí comenzaron a interponerse las denuncias –ELA, LABy ESK– y crecieron las sospechas en más especialidades. Un total de 19 fueron investigadas, aunque la Fiscalía únicamente pudo acreditar indicios de delito en 11. La crisis acabó llevándose por delante también al consejero de Salud Jon Darpón, que presentó su dimisión el pasado 14 de marzo.

Futuras convocatorias

Precisamente, ESK no descarta solicitar que se cite a declarar dentro de esta causa al que fuera el máximo responsable del Departamento de Salud. Como parte personada, la central anunció que colaborará «en el total esclarecimiento de este sistema clientelar instaurado en Osakidetza, con la connivencia de sus gestores y de las jefaturas de nuestros hospitales», de cuyo mantenimiento hacen responsable a Darpón y los otros dos altos cargos dimitidos.

LAB, también ha solicitado personarse en esta causa, cuya extensa instrucción se recoge ya en nueve tomos, para poder ejercer la acusación particular. «Vamos a trabajar para que este juicio sea un paso fundamental en la instauración de un sistema de acceso a Osakidetza democrático, justo, transparente y libre de prácticas mafiosas y corruptas», enfatizaron desde el sindicato.

El futuro modelo que seguirán las OPE de Osakidetza fue el tema que centró dos sesiones de trabajo con las centrales ayer en Vitoria. Para la que resta de la convocatoria 2016-2017 –26 plazas de médico especialista y 4 de biólogo– las pruebas se prepararán fuera de Euskadi, los tribunales se elegirán por sorteo y se garantizará que ningún médico que participe en elaborar los exámenes podrá corregirlos. Para las oposiciones venideras los sindicatos reclaman aumentar aún más las medidas de seguridad y sugieren opciones como la que planteó ayer Satse: preparar una batería de preguntas de las que salgan por sorteo las que integrarán los exámenes.