Este contenido es exclusivo para suscriptores

Disfruta sin límites del periodismo cercano y de calidad de EL CORREO por solo 4,95€ al mes

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Respeto y discrepancia

Setién era consciente de que sus postulados políticos iban más allá de lo pertinente en un obispo. De profundas convicciones y gran personalidad, no fue un referente de comunión

José María Setién./
José María Setién.
Rafael Aguirre
RAFAEL AGUIRRE

Me piden una reflexión sobre D. José María Setién, que acaba de fallecer. Se me hace muy difícil dar con el tono adecuado que las circunstancias requieren. Mantuve con Setién una relación cordial y, a la vez, de discrepancia profunda y creciente, que he razonado con frecuencia en público. En estos momentos prevalecen en mí los sentimientos de respeto hacia su persona y de reconocimiento de su entrega apasionada a su misión. Lo he dudado mucho, pero creo que D. José María no me reprocharía si ahora vuelvo sobre lo que en varias sesiones discutí con él.

Contenido Patrocinado

Fotos