El Ejecutivo culpa a la oposición de la asfixia económica de las comunidades

La ministra María Jesús Montero, en declaraciones este martes a los medios./Efe
La ministra María Jesús Montero, en declaraciones este martes a los medios. / Efe

Calvo recuerda al PP y a Ciudadanos que la solución «está en sus manos» y les insta a abstenerse en una nueva investidura de Sánchez

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

El bloqueo político y la falta de unos Presupuestos Generales del Estado para 2019 son los dos argumentos que esgrimió ayer el Gobierno socialista para no poder transferir a las autonomías más recursos económicos. El Ejecutivo, que lleva en funciones los últimos cuatro meses, responsabilizó de la asfixia económica que sufren las comunidades a los partidos de la oposición, especialmente a PP y a Ciudadanos, por no haber facilitado en julio la investidura de Pedro Sánchez.

«El bloqueo se lo tienen que adjudicar ellos mismos y decírselo así a los ciudadanos», aseveró la vicepresidenta Carmen Calvo. La número dos del Ejecutivo se aferró a la crisis de la deuda autonómica para elevar la presión sobre populares y liberales y pidió de nuevo su abstención en una futura investidura del líder del PSOE. «Está en sus manos», insistió.

La dirigente socialista recordó a PP y a Ciudadanos que cogobiernan en cuatro comunidades (Andalucía, Castilla y León, Murcia y Madrid) que las autonomías necesitan las entregas a cuenta para financiar correctamente los servicios sociales y para cuadrar las cuentas. «Ellos mismos –aseguró– propician una situación que consideran inaceptable».

La capacidad «limitada» del Gobierno

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se defendió de las críticas de la oposición recordando que su departamento tiene una capacidad «muy limitada» de actuación al estar en funciones y, por ello, no puede aprobar los anticipos a cuenta de la financiación de las comunidades. La dirigente socialista reprochó al PP que haya pedido ahora la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera para abordar la financiación autonómica cuando «ha tenido dos legislaturas para reformar el modelo, y no lo ha hecho». La vigencia del sistema caducó en 2014, pero el Gobierno de Mariano Rajoy no lo renovó.

Al igual que Calvo, Montero explicó que esta situación es «consecuencia de este bloqueo en el que nos tienen PP, Ciudadanos y Unidas Podemos» y consideró que «aquellos que no tienen candidato» tienen que posibilitar la investidura de Sánchez. «Parece que algunos están más empeñados en cómo es el reparto de los sillones y otros en servir de muralla», se lamentó.