El PSE exige a Bildu que condene a ETA para no frustrar la ponencia de Memoria

La secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia, durante la rueda de prensa celebrada ayer en la sede del partido de Bilbao. /Ignacio Pérez
La secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia, durante la rueda de prensa celebrada ayer en la sede del partido de Bilbao. / Ignacio Pérez

Presenta sus líneas rojas para sentarse a negociar un documento conjunto sobre la «injusticia del daño causado»

LORENA GIL

El PSE ha elevado el tono y exigido a EH Bildu que asuma que «no hubo nunca razón alguna para el terrorismo de ETA». Si la izquierda abertzale lo hace, evitará que los trabajos de la ponencia de Memoria caigan, por segunda vez, en saco roto. Los socialistas ya habían mostrado hace un mes sus dudas sobre el futuro de este grupo de trabajo. Porque no ven «avances» en la posición de Bildu. Y porque consideran que si la coalición abertzale no reconoce que asesinar al diferente fue un error, no tiene sentido seguir adelante.

Este viernes, la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, presentó un documento -registrado en la noche del jueves en el Parlamento- en el que tratan de dejar por escrito sus líneas rojas.

Tras varios meses de trabajo en la ponencia, el PSE considera que «no ha sido posible ampliar una visión crítica compartida sobre la injusticia del daño causado». «Coincidimos en el nunca más, pero no en el nunca antes, que es la idea que se sustenta del acuerdo de 2012», lamentan en su escrito. Se refieren así al conocido como 'suelo ético' que aprobaron PNV, PSE, PP, Ezker Anitza y una parte de Aralar en la Cámara vasca.

Esta 'música' recuerda a la banda sonora de la fallida ponencia de Paz de 2013. El PSE lanzó entonces un ultimátum a la izquierda abertzale: o asumía unos mínimos democráticos o su grupo no volvería sentarse en la mesa. Y no lo hizo. En esta ocasión, y al menos por ahora, la postura de los socialistas no se plantea en esa misma clave. Lo que está en juego a estas alturas es comprobar si, tras escuchar la opinión de una treintena de víctimas y expertos, los partidos son capaces de aprobar un documento que recoja, a modo de conclusiones, una visión consensuada sobre la memoria, la política penitenciaria y la convivencia. Y precisamente como paso previo a negociar dicha declaración conjunta, el PSE ha decidido dar un ultimátum a EH Bildu.

«Rearme moral»

La propuesta de los socialistas, que este viernes dio a conocer Idoia Mendia, se presenta como un acuerdo «transversal -defendió- que profundice en el sentido ético y de rearme moral sobre una idea básica: ni antes, ni ahora, ni en el futuro vamos a encontrar ninguna razón política que justifique el terrorismo o cualquier otra vulneración de los derechos humanos».

Siete años después de que ETA dejara atrás su actividad armada, los socialistas consideran que es hora de avanzar. Seis son los principios en los que descansa el «pacto social» que defiende el PSE. Destacan, entre otros, la necesidad de asumir que «no hubo nunca ninguna razón para el terrorismo de ETA, ni para otra forma de terrorismo, ni para la tortura»; reconocer a todas las víctimas «sin equiparaciones y sin apelar a ninguna consideración que abone la teoría del conflicto político», así como asumir «expresamente el significado político de las víctimas de ETA, que lo fueron por la decisión de la banda de imponer un proyecto político mediante el asesinato». En materia de presos, el PSE defiende una política penitenciaria «en los términos orientados por la Constitución», de forma que se propicie la «asunción del daño causado y la voluntad de reparación».