Un alcalde conservador discípulo de Esperanza Aguirre

Un alcalde conservador discípulo de Esperanza Aguirre

Inicia ahora un complicado mandato en el que ya ha anunciado cual será su prioridad: borrar todo rastro de los cuatro años de Manuela Carmena al frente del ayuntamiento

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Será el octavo alcalde de Madrid de la democracia y el 125 de la historia. Nacido en 1975 el seno de una familia conservadora y abogado del Estado de profesión, José Luis Martínez-Almeida se interesó desde joven por la política, lo que le llevó a afiliarse ya al Partido Popular con apenas 20 años. Se le sitúa en el ala más a la derecha de la formación, donde comparte espacio con el presidente popular Pablo Casado o la candidata a la Presidencia regional Isabel Díaz Ayuso.

El nuevo alcalde de la capital creció dentro del partido conservador a la sombra de Esperanza Aguirre, con la que además de ideología comparte afición por el golf. Entre 2007 y 2011 ejerció como director general de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, cargo que abandonó para hacerse cargo de la Secretaría General del Consejo de Gobierno.

En 2015 dio el salto al ayuntamiento como número tres de la lista encabezada por su mentora. Contra pronóstico, Aguirre fue desbancada del poder por Manuela Carmena, que se apoyó en los socialistas para acabar con 24 años de equipos de gobierno populares en la capital. A pesar de todo, Aguirre decidió dirigir la oposición con la esperanza de alcanzar la Alcaldía de la capital tarde o temprano. No pudo hacerlo tras el arresto por corrupción de su exnúmero dos Ignacio González.

Tras la dimisión de Aguirre, Martínez-Almedia dio un paso al frente en el peor momento del PP madrileño. Se hizo cargo de la oposición a Carmena, ante la que uso un tono especialmente duro. Pocos apostaban por él para encabezar la lista municipal en las elecciones del 26 de mayo. De hecho, sonaron para el puesto al exministro del Interior Jaime Mayor Oreja o la exdirigente del PP vasco María San Gil. Pero Martínez-Almeida no tiró la toalla. Fuera por descarte o no, se hizo con la candidatura del PP.

El 26 de mayo los populares se dejaron en la capital seis concejales y 170.000 votos. Pero, pese a la debacle, la suma dio. El cuarto alcalde popular de Madrid inicia ahora un complicado mandato en el que ya ha anunciado cual será su prioridad: borrar todo rastro de los cuatro años de Manuela Carmena al frente del ayuntamiento.

Más información