Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Una renuncia inevitable

La dimisión de Darpón por la OPE de Osakidetza deja al lehendakari sin un estrecho colaborador

Una renuncia inevitable
efe
EL CORREO

Nueve meses después de que estallara el escándalo, la presunta filtración de exámenes en la OPE de Osakidetza se cobró ayer la cabeza de Jon Darpón. La excepcionalidad de su irrevocable dimisión viene avalada por el hecho de que el hasta ahora consejero de Salud es el primer miembro con ese rango de un Gobierno vasco que renuncia al cargo acosado por un supuesto fraude y por las presiones de la oposición. Su situación era de todo punto insostenible tras las sospechas de 'enchufismo' detectadas en la selección de médicos especialistas en la mayor oferta pública de empleo organizada en Euskadi, de cuya limpieza él era el principal responsable por estar al frente de la Sanidad vasca. Los indicios de delito observados por la Fiscalía, que en un demoledor informe apunta a la dirección de Osakidetza como foco de las irregularidades en once pruebas, le habían colocado entre la espada y la pared, sometido a un desgaste y a una presión política que ha sido incapaz de soportar.