El rastreo sigue

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el momento en el que anunció medidas tras la decisión del Tribunal Supremo sobre el impuesto de las hipotecas./Europa Press
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el momento en el que anunció medidas tras la decisión del Tribunal Supremo sobre el impuesto de las hipotecas. / Europa Press
Manuel Alcántara
MANUEL ALCÁNTARA

Los traidores también avisan y el decreto ley por el que los bancos pagarán el impuesto de las hipotecas entrará hoy en vigor, a pesar de su debilidad. Se trata de salvarnos todos, pero eso hay que hacerlo de uno en uno porque no somos números, sino personas. Se recuerdan los tiempos en los que Pablo Iglesias invitaba a la cacería de «fachas» y decía algunas cosas extravagantes sobre los conceptos de patria y bandera. Nuestro bolivarianismo de exportación crece en la insumisa Cataluña, que ahora y desde hace mucho tiempo se ha declarado en rebeldía.

Hemos hecho entre todos una patria imposible para los que piensen de una manera tan diferente que es distinta, pero Bruselas nos avisa de que España no cumplirá la meta del déficit, que más que un final sigue siendo un objetivo. Eran los tiempos en los que Pablo Iglesias invitaba a la cacería de «fachas», olvidando que el verdadero enemigo es el que siempre está hablando del enemigo.

Los conceptos de patria y de bandera dependen de cómo sean los vientos que corren y de quienes sean los que sostienen el mástil. Mientras, el asesinato de García Lorca figura en todos los cómics. Pedro Sánchez, al que Dios siga protegiendo de algunos partidarios y de otros detractores, busca la solución donde no está, pero quizá alguna vez estuvo y nos queda el rastreo de sus sendas. Seguimos hablando de armas en todas las conferencias de paz que no hablan de hipotecas o de Venezuela, que son dos grandes temas a los que no se divisa el final porque no sabemos cuándo empezaron, pero están aquí.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos