Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Preguntas y respuestas

En el debate del cumplimiento del Estatuto lo que queda claro es que el nacionalismo vasco, todo, sigue imponiendo a la sociedad su problema con el Estado de Derecho y la Constitución

Detalle del Estatuto sobre el que Patxi López juró su cargo como lehendakari, bajo el Arbol de Gernika/ AFP
Detalle del Estatuto sobre el que Patxi López juró su cargo como lehendakari, bajo el Arbol de Gernika / AFP
Joseba Arregi
JOSEBA ARREGI

Ha vuelto a la política vasca el debate sobre el cumplimiento del Estatuto. Han vuelto al debate los argumentos ya conocidos, sobre todo el que afirma que el Estatuto es una ley de obligado cumplimiento, y que tras casi 40 años de su aprobación es inaceptable que todavía no se hayan aprobado todas las transferencias previstas en él. Un listado de transferencias del año 1993 que fijaba en 53 las que faltaban por ser transferidas refuerza el argumento del incumplimiento. En el último debate se ha hablado de 37 transferencias pendientes. Estas transferencias están siendo estudiadas y debatidas en las reuniones entre el Gobierno vasco y el central con el fin de establecer un calendario. En este estudio ha interferido la aprobación en el Senado de una resolución pidiendo al Ejecutivo central que no se proceda al establecimiento de dicho calendario.