La WSET celebra sus 50 años en Izagirre

Un instante de la cata de la bodega de Larrabetzu,/IGNACIO PÉREZ
Un instante de la cata de la bodega de Larrabetzu, / IGNACIO PÉREZ

Una treintena de expertos cata los txakolis de la bodega de Larrabetzu

ELENA SIERRA

La celebración de los 50 años de existencia de WSET (Wine & Spirit Education Trust, el mayor proveedor mundial de cualificaciones en vinos, espirituosos y sake), que durante esta semana se está haciendo en 46 países, llegó a Bizkaia el martes con un acto en la Bodega Gorka Izagirre. Por ahora, el txakoli no es tema de los cursos, como reconoce el responsable del sur de Europa de WSET Joseph Hallam –de hecho, solo se toca, un poco, en el cuarto y último, el diploma que suele considerarse paso previo al Master of Wine–, pero la proyección internacional de la bodega de Larrabetzu, que exporta una gran parte de su producción y ha recibido recientemente algún premio internacional, hacía de este el lugar ideal para una reunión festiva de expertos del sector, antiguos alumnos y winelovers.

Una treintena de ellos pudieron catar, con la guía del enólogo Joserra Calvo, cinco de sus elaboraciones: Gorka Izagirre 2018, el todavía sin embotellar 42 –la nueva añada del que se llevó la Gran Medalla de Oro y el Trofeo al Mejor Vino Blanco del Mundo en el Concurso de Bruselas hace unos meses–, G22 de 2016, AMA de 2015 y Arima, el dulce, de 2018.

A los asistentes se les invitó a que criticaran el 42 sin cortarse, a que compartieran sus opiniones, y esa es en realidad es la base del método WSET, tal y como explica Teresa Guilarte: catar en grupo y poner en común lo que saben. Guilarte es una de las socias principales de la escuela de vinos Artean Wines, el centro abierto en 2017 que es el único en el País Vasco que imparte las formaciones WSET (hasta el tercer nivel, el diploma no está disponible aquí).