La caravana de migrantes acampa en Ciudad de México

Caravana de migrantes. /AFP
Caravana de migrantes. / AFP

Sus dirigentes esperan a ser recibidos por López Obrador antes de tomar una decisión sobre si siguen hacia EE UU, se quedan en el país azteca o optan por regresar

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑOLa Habana (Cuba)

Cerca de 5.000 migrantes atiborraban ya este jueves los cuatro estadios de Ciudad de México reconvertidos en albergues para acoger a los integrantes de las cuatro caravanas que salieron en octubre de Honduras y El Salvador. Allí, donde en las próximas horas se espera la llegada de más miembros de las marchas, deberán decidir si, pese a las amenazas de Donald Trump y el despliegue de 4.800 soldados y de una caravana de civiles armados en la frontera, seguirán hacia Estados Unidos; o, por el contrario, se quedarán en la capital mexicana, o regresarán a sus respectivos países. Antes de decidir, esperan entrevistarse con el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para conocer los términos de su oferta.

Demasiadas variables para unas personas agotadas, algunas enfermas, y todas, según la presidenta del Instituto Mexicano para la Psicología de Emergencias (IMPE), Marlen Nava, con ansiedad y miedo tras una tensión acumulada.

Durante el recorrido los niños han sido los que más han sufrido. Muchos temían perderse de sus padres o caer en manos del cartel de los Zetas, que al parecer ha secuestrado a cien migrantes, incluido menores. «Enfrentan circunstancias a las que no están acostumbrados. Tienen reacciones de pánico, miedo, terrores nocturnos y regresión como volverse a hacer pipí. Hemos detectado a niños de 10 años que hablan como bebés», sostiene Nava.

Lo positivo es que en los estadios, sin ser optimas, disfrutan de mejores condiciones que las que tuvieron que soportar en muchos puntos del camino. Los migrantes reciben atención médica, dental y alimentación, al tiempo que son examinados por treinta psicólogos.

Unos jóvenes dan un masaje a un adulto.
Unos jóvenes dan un masaje a un adulto. / Reuters

Asesoramiento jurídico

Rodrigo Abeja, miembro de la organización Pueblos sin Fronteras, indicó que este jueves ya sabrían «algo concreto» para «tomar una decisión entre todos». Agrega que buscan que la gente descanse y reciba asesoramiento jurídico. «Si no les dejamos claro por qué tienen que esperar aquí, que es para recibir asesoría legal y acompañamiento de los consulados, pues los migrantes van a hacer lo que han hecho hasta ahora: seguir caminando», sostiene.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del DF (CDHDF), Nashieli Ramírez, comentó que algunos se «quieren ir mañana mismo, y otros dicen que van a esperar. Eso ya es decisión de cada uno, no de nosotros». «Cómo se van los migrantes, cuántos se van y cuántos se quedan es algo que nos tienen que decir ellos. Nosotros disponemos de capacidad para muchas personas. Lo que nos reporta la Jefatura de Gobierno es que se planea dar atención de aquí durante quince días. Pero esto no quiere decir que después de ese plazo ya no podamos, y tampoco quiere decir que, si los migrantes decidan irse mañana, no puedan hacerlo», recalcó.

Otras organizaciones humanitarias les informan de las dificultades de poder entrar en Estados Unidos y de «los peligros de la frontera», como la «separación de familias». Ante ello, Walther Cuello, otro organizador de la caravana, asegura que salieron «juntos como una familia, y llegaremos a Estados Unidos como una familia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos