La derecha amenaza los 'ayuntamientos del cambio'

Manuel Valls, durante un acto de campaña en Barcelona. /Efe
Manuel Valls, durante un acto de campaña en Barcelona. / Efe

Las fuerzas de izquierda mantienen su superioridad en Barcelona, Cádiz, Sevilla o A Coruña, mientras Madrid y Valencia están en duda

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

La inminencia de las elecciones municipales, autonómicas y europeas obliga a una cuádruple lectura de los resultados de las generales. Una de ellas se corresponde con el control de las grandes ciudades, a día de hoy casi todas ellas bajo control de la izquierda pero que, a tenor de lo sucedido el 28-A, pueden caer en manos de la derecha por un puñado de votos tras los comicios del 26 de mayo en caso de producirse alianzas como la que PP, Ciudadanos y Vox aspiraban a cerrar a nivel nacional.

Madrid y Barcelona son las joyas de la corona. En la capital, el pasado domingo el PSOE fue la fuerza más votada con medio millón de papeletas, lo que unido a las 300.000 de Unidas Podemos situaría a los partidos progresistas en torno a los 800.000 votos. Son 200.000 menos de la suma de PP, Ciudadanos y Vox, que de unir fuerzas podrían desbancar a Manuela Carmena, quien ha gobernado esta legislatura con único edil por encima de la mayoría absoluta. No obstante, se da por descontado que una gran parte del electorado que ha optado por los socialistas en las generales lo hará dentro de un mes por la actual alcaldesa, referencia del votante progresista. La incógnita es si Carmena y el candidato del PSOE, el exseleccionador de baloncesto Pepu Hernández, reunirán los suficientes para formar una alianza. En el bando contrario, se antoja una lucha encarnizada entre el popular José Luis Martínez Almeida y la liberal Begoña Villacís por liderar el centro derecha y, de presentarse la ocasión, suceder a Carmena.

En la ciudad condal, Ada Colau se enfrentará a priori a la doble amenaza del ascenso tanto de Esquerra como del PSC, las dos fuerzas más votadas en las generales. Y a ello se añade la candidatura del ex primer ministro francés Manuel Valls, quien aspira a reunir los votos del bloque constitucionalista.

'Kichi' aguanta

Otros símbolos para la izquierda son Cádiz o La Coruña. En la ciudad andaluza, gobernada desde 2015 por el anticapitalista José María González 'Kichi', los partidos progresistas mantienen su fortaleza. El PSOE y Unidas Podemos fueron las candidaturas más votadas y mantienen una cómoda ventaja al total de Ciudadanos, PP y Vox. En La Coruña, la izquierda también mantiene ventaja sobre el centro derecha, lo que podría permitirle retener el Ayuntamiento. No obstante, éste podría pasar a manos socialistas en detrimento de En Marea.

Más estrechos se muestran los márgenes en Sevilla y Valencia. En la ciudad hispalense, PSOE y Unidas Podemos superaron a los tres partidos que sostienen la Junta de Andalucía por tan solo 6.000 sufragios. Valencia, donde esta legislatura ha gobernado Compromís junto al PSPV y València en Común, los tres partidos que firmaron el Pacto del Botánico reunieron 214.000 votos por los 222.000 de la alianza liberal-conservadora, lo que deja las municipales en el aire. En otros 'ayuntamientos del cambio' como Zaragoza el futuro se presenta mucho más sombrío, sobre todo por la ruptura de Podemos con el actual alcalde, Pedro Santiesteve. En la capital aragonesa la división de la izquierda podría servir en bandeja el bastón municipal a PP o Ciudadanos. Estas dos fuerzas, que desde el lunes mismo ya se disputan el título de líder de la oposición, estarán condenadas a entenderse si quieren desalojar a la izquierda de las ciudades en las que gobierna desde 2015.