La gran industria vasca sale de compras y destina 2.300 millones a crecer fuera de Euskadi

La gran industria vasca sale de compras y destina 2.300 millones a crecer fuera de Euskadi

En menos de dos años, ocho grandes firmas han adquirido dimensión y fuerza en otras zonas y países y diversificado su negocio y tecnología

Carmen Larrakoetxea
CARMEN LARRAKOETXEA

Una de las grandes carencias que los especialistas suelen identificar en la economía y en la industria vasca es la escasa dimensión de las compañías en un mercado ya globalizado. Además, en el subconsciente colectivo la idea generalizada es que son los grupos extranjeros los que compran empresas vascas. Pero en este caso es al revés. Cada vez más firmas de la comunidad crecen por sus estrategias de negocio, adquieren dimensiones relevantes y deciden seguir haciéndolo y salir de compras, muchas de ellas en el exterior. Un muestreo de esta particular cesta de la compra industrial cargada durante el ejercicio 2017 y en los nueve primeros meses de 2018, registra una quincena de adquisiciones por un valor conjunto de más de 2.300 millones de euros.

De esta forma, grandes compañías vascas se han hecho con plantas productivas y tecnologías punteras en otras comunidades autónomas, además de en países como Portugal, Polonia, Rumanía, Alemania, Eslovaquia, China, India, México, Italia o Estados Unidos. Lo que también ha supuesto que un colectivo de más de 9.600 trabajadores foráneos hayan pasado a tener en estos momentos su centro de decisión y de dirección en el País Vasco.

Álvaro Arístegui, analista de Ahorro Corporación, explica que este tipo de operaciones vienen motivadas por varios factores. Entre ellos destaca «la necesidad de salir al exterior a buscar nuevos mercados, porque en los naturales ya no queda gran margen de crecimiento». Y también apunta que para los sectores de infraestructuras de transportes, «tener un componente de fabricación local en el país donde se va a ejecutar la obra es un factor que se valora por las autoridades adjudicatarias». La cercanía es también una circunstancia que pesa mucho para sectores como el de componentes de automoción -«hay que estar cerca del cliente»-; o para mercados como el del «vidrio, que es una materia que viaja mal». Y, asimismo, Arístegui explica que las adquisiciones se plantean también para incorporar nuevas tecnologías o propiciar la diversificación hacia nuevas áreas de negocio.

Pero lo que tiene claro el analista, es que la estrategia de compras resulta una alternativa de crecimiento o diversificación más rápida, aunque lo cierto es que «comprar bien no es tarea fácil». Y para ilustrar dos posibles estrategias dentro de un mismo sector, indica cómo en componentes de automoción Gestamp está optando por una línea de inversión en nuevas plantas en el exterior o alianzas con socios locales; mientras que CIE Automotive, a pesar de que también abre factorías nuevas, acaba de realizar dos operaciones de compra muy relevantes.

Esta misma semana, CIE selló el acuerdo para la adquisición de la división de negocio de techos de la compañía norteamericana Inteva, con un desembolso de 755 millones de dólares, que al cambio son unos 650 millones, lo que le permite sumar a su cartera 16 plantas productivas y 6 centros de I+D en Estados Unidos, México, China, India, Alemania, Eslovaquia y Rumanía. La operación tiene la doble vertiente de penetrar con más fuerza en el mercado de EE UU y en China, pero también adquirir tecnología punta que complemente su catálogo. La empresa absorbida equivale al 23% de la facturación total de CIE Automotive (que en 2017 ingresó casi 3.800 millones) y además implica incorporar 4.400 trabajadores al grupo vasco, que antes de esta operación ya contaba con una plantilla media de 30.000 personas.

Otras dos operaciones realizadas por CIE Automotive este año han sido la adquisición por 60 millones de un 5% adicional de la filial Mahindra CIE Automotive, con lo que ya controla el 56% del capital de la compañía que creó con su socio indio. Invirtió otros 100 millones en 2017 en hacerse con el fabricante de elementos de transmisión norteamericano Newcor, que tiene tres plantas productivas en Michigan.

También necesita estar cerca del cliente, porque el vidrio viaja mal, Vidrala. El año pasado reforzó su presencia en Portugal con la compra de Santos Barosa por 253 millones y asumió a sus 500 trabajadores. La vidriera alavesa se había convertido en el cuarto fabricante europeo dos años antes, tras adquirir la británica Encir. Vidrala suma unas ventas anuales de 800 millones de euros, tiene plantas en España, Portugal, Irlanda, Reino Unido, Belgica e Italia, y 3.700 trabajadores.

Saltos tecnológicos

El fabricante ferroviario guipuzcoano CAF lleva muchos años con plantas de ensamblaje en el exterior para acometer los proyectos de infraestructuras, pero en los últimos años está sumergido en una estrategia de diversificación tecnológica hacia componentes de señalización y control ferroviario y sistemas de recarga eléctricos sin catenarias para tranvías. Este verano dio el gran salto hacia el transporte sostenible por carretera con la adquisición del fabricante de autobuses eléctricos polaco Solaris (el tercer fabricante de vehículos de motorizaciones limpias -eléctrica, híbrida y pila de combustible- de la UE).

En el segmento de alta tecnología hay que situar también la adquisición por parte de la compañía de ingeniería Sener -que no será la última, ya que la empresa está oteando el mercado y tiene fortaleza financiera tras haber vendido ITP por 720 millones- del grupo español Tryo Aerospace & Electronics, que hasta entonces estaba controlado por el inversor Alantra. Los módulos que fabrica Tryo están instalados ya en 1.400 satélites.

Telecos y servicios

En el área de telecomunicaciones y servicios relacionados con las nuevas tecnologías, destaca la estrategia de crecimiento de Euskaltel, que en 2017 cerró el proceso de consolidación como gran operador de cable en el norte con la adquisición de la asturiana Telecable a la firma británica Zegona, en una operación valorada en 686 millones (abonados en metálico y en acciones) y que sumó 180 trabajadores al nuevo grupo. Previamente a esta operación, en 2016, tuvo lugar la compra de la gallega R Cable por 1.115 millones.

La dinámica compradora también la sigue el otro operador vasco, MásMóvil, aunque en 2017 y en 2018 se ha centrado más en la compra de espectro para los nuevos servicios de telecomunicaciones móviles relacionados con los servicios 5G que en adquisiciones de operadores de menor tamaño; fue en 2016 cuando hizo las grandes compras de Yoigo y PepePhone, que supusieron 770 millones de euros.

A pesar de que el grupo Dominion tiene una división industrial, la más activa en salir de compras ha sido la de servicios, que en 2017 ejecutó una importante diversificación al adquirir la distribuidora de telecomunicaciones Phone House por 55 millones, que le aporta 500 tiendas y 2.000 trabajadores y el uso de la marca en Latinoamérica. Dominion quiere esta plataforma para lo que llama 'smart house', la venta de todo tipo de servicios al hogar, como seguros, electricidad, domótica, seguridad, etc.

Complementarios

Faes ya es mucho más que Farma.
Faes Farma ha logrado diversificar su negocio para no depender tanto del sector farmacéutico. Así, ha invertido 91 millones en adquirir ITF, Tecnovit y Diafarm, para reforzarse en cosmética, dietética y alimentación animal. Tras integrar a sus 250 trabajadores, Faes suma ya 1.200 personas en plantilla.
 

Fotos

Vídeos