El impacto de Iberdrola en Euskadi ascendió a 1.637 millones el pasado año

La Junta de accionistas se celebra este viernes en el Euskalduna./FERNANDO GÓMEZ
La Junta de accionistas se celebra este viernes en el Euskalduna. / FERNANDO GÓMEZ

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

La actividad de Iberdrola en el País Vasco, donde está ubicada su sede social y también algunos servicios corporativos importantes como es el caso del departamento de compras, tiene una trascendente repercusión económica. De acuerdo con los datos facilitados por la compañía, este impacto ascendió el pasado año a 1.637 millones de euros.

La compañía realizó el pasado año compras a 1.000 empresas vascas, por un importe estimado de 690 millones de euros, al tiempo que las inversiones directas en el territorio han supuesto 100 millones de euros. Hasta el año 2022 las compras en Euskadi ascenderán a unos 4.000 millones de euros, según las estimaciones de la empresa.

En la vertiente fiscal, Iberdrola aportó el pasado año 707 millones de euros a las arcas de la Hacienda vasca, al tiempo que las retribuciones salariales supusieron 141 millones de euros. La empresa ha señalado hoy que el País Vasco es una de las comunidades que más proveedores habituales aporta a Iberdrola, con firmas como Ormazabal, ZIV, Arteche, Ingeteam, Siemens Gamesa, Tamoin, EDS o Ibermática.