PELOTA

Los pelotaris no podrán tener botilleros ajenos a la empresa

Ezkurdia habla con su botillero, Juan Martinez de Irujo. /LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Ezkurdia habla con su botillero, Juan Martinez de Irujo. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

La medida se empieza a aplicar en el Cuatro y Medio que arranca el viernes y se extenderá al Manomanista. En el Parejas desaparece esta figura

JUAN PABLO MARTÍN

El viernes arrancará el torneo del Cuatro y Medio que se recordará, entre otras cosas, por que fue cuando la Liga de Empresa de Pelota Mano (LEP.M) tomó la decisión de que los pelotaris sólo podrán contar con botilleros en las luchas individuales entre promotoras y serán técnicos de la operadora. Se acabaron las personas de confianza que los manistas elegían para asesorarles en los encuentros. La medida se puso a prueba en el 'acotado' de San Fermín «y fue positiva». «Creemos que es un paso adelante. El pelotari tiene que aprender a defenderse solo», destacó el director comercial de Aspe, Inaxio Errandonea.

Otro de los razonamientos esgrimido por parte de los responsables ha sido que «en ocasiones no ayudan y no se da una buena imagen», por lo que consideran que con esta determinación «todo es más serio», ha añadido. Rubén Beloki, en representación de Asegarce, ha manifestado que «los que hacen su labor a lo largo del año hay pocos. Es una figura complicada que en el deporte moderno tiende a a desaparecer». La decisión se extenderá también al Manomanista, y en el Parejas desaparecerá esta figura.

Entre la mayoría de los pelotaris, a los que no se ha consultado desde la operadoras, no ha sentado bien la propuesta. «En el Parejas creo que no hacen falta, pero me gustaría tenerlo en la 'jaula' y en el mano a mano. Ha sido su decisión y hay que aceptarla», apuntó Jokin Altuna, que desde hace unas temporadas contaba con el asesoramiento del exprofesional Ekaitz Saralegi. El campeón de la distancia considera, además, que sobre todo para los pelotaris jóvenes pueden resultar de ayuda.

A Olaizola II no le «afecta mucho». «Cada uno tiene que saber lo que tiene que hacer cuando está jugando. Como en muchos deportes, en la pelota también están cambiando las cosas a mejor. Yo pensaba que iban a eliminar esta figura definitivamente», ha destacado. Sin embargo, el de Goizueta entiende a los más jóvenes porque no cuentan con tanta experiencia «y el botillero le puede asesorar», ha añadido.

Joseba Ezkurdia ya no podrá tener a Juan Martínez de Irujo en la silla de descanso durante un partido. «No han contado con nuestra opinión. Yo me siento mucho más cómodo cuando tengo a una persona de confianza a mi lado. Lo han impuesto y hay que aguantarse», ha dicho. A su entender «no costaba nada» sentarse con los pelotaris y dialogar «para llegar a un acuerdo. Pero ya no hay vuelta atrás», ha reconocido.

«Voy a notar su falta»

Bengoetxea VI es otro de los que siempre contaba con su primo Asier Gartzia para esta labor. «Si los querían quitar lo adecuado habría sido hacerlo definitivamente. Pero ellos son los que deciden y nosotros cumplimos órdenes», ha resumido.

A Danel Elezkano le da «pena» que ya no pueda contar con su hermano Ander. «Me gusta estar con él. Me ayuda tenerle cerca. Me conoce mucho y voy a notar que falta», ha reconocido. El vizcaíno «respeta» la decisión «porque es para todos igual», pero ha admitido que se le va hacer «raro que en unos partidos pueda haber botilleros y en otros no. En un campeonato todos los duelos son iguales», ha manifestado.

Mikel Urrutikoetxea, por su parte, considera que el es pelotari el que tiene que demostrar en la cancha «tanto desde el punto de vista táctico como mental», por lo que la decisión tampoco le «afecta mucho».

Dudas de Altuna III

Los protagonistas del torneo del Cuatro y Medio.
Los protagonistas del torneo del Cuatro y Medio. / MIREYA LÓPEZ

En el plano deportivo, la principal duda radica en conocer si Altuna III llegará en condiciones para su primer partido el día 14. El de Amezketa sigue con su proceso de recuperación de la rotura de fibras que sufrió en el brazo izquierdo. «Llevo toda la semana con el tratamiento y no he hecho otra cosa. Es cierto que me duele menos cuando me toco, pero tengo prohibido entrenar, por lo que es complicado saber cómo estoy», ha admitido. El guipuzcoano quiere jugar, pero no va adelantar nada ni se ha puesto una fecha concreta para decidir si lo hace o no. «No sé cuando voy a poder probar. Estoy haciendo todo lo que está en mi mano, pero no voy a arriesgar», ha destacado.

Elezkano II arrastra una contractura en el hombro derecho desde la final del sábado en el Navarra Arena, pero no cree que será un problema para su primer partido del domingo en Tolosa contra Irribarria. «Todavía siento alguna molestia cuando hago algún movimiento brusco, pero tomaré un par de masajes y espero llegar perfecto», ha señalado. En caso de vencer, quedará encuadrado en el grupo de cuartos de Urrutikoetxea y Bengoetxea VI, junto al ganador del Jaka-Arteaga II, que se juega el sábado en el Labrit.

Urrutikoetxea ha mejorado notablemente sus sensaciones tras dos meses y medio de baja por una mononucleosis. Ha disputado solo cuatro partidos hasta el momento, «y me falta un poco de ritmo, pero tengo dos semanas para llegar lo mejor posible», ha señalado. La última analítica que se ha efectuado tras los primeros encuentros «seguía igual y eso es buena señal. También me da cierta tranquilidad de cara a los entrenamientos que tengo que hacer para preparar el Cuatro y Medio», ha reconocido.

El 'acotado' se abrirá el viernes por la noche en Altsasu con el duelo entre Ezkurdia y Agirre. El vencedor pasará al grupo de Altuna III y Olaizola II para la liguilla, en la que también estará el ganador del Víctor-Retegi BI del sábado en el Labrit. Las semifinales del torneo tendrán como escenario este frontón y el Bizkaia, mientras que el choque cumbre se disputará en el Navarra Arena.