Distintas rutas hacia la misma meta

Beñat Rezusta, en un encuentro de la liguilla del Parejas. /Maika Salguero
Beñat Rezusta, en un encuentro de la liguilla del Parejas. / Maika Salguero

Siete de los semifinalistas se han centrado en los ensayos, mientras que Zabaleta aprovechará el paréntesis para jugar mañana en Tolosa

JOSEBA LEZETA

Los ocho pelotaris embarcados en la liguilla de semifinales del Campeonato de Parejas han aprovechado el paréntesis de doce días entre la conclusión de la primera fase y el inicio de la siguiente para apurar su preparación. Ahora bien, han elegido distintas rutas hacia la misma meta. Algunos prefieren repetir las rutinas habituales, otros han optado por tomarse un respiro sin perder contacto con el frontón y hay quien, de acuerdo con su empresa, va a vestirse de blanco para mantener el ritmo competitivo de un partido semanal. El buen estado de las manos les está ayudando.

Precisamente José Javier Zabaleta es quien se sale del guion de la mayoría. Juega mañana en el Beotibar de Tolosa con ocasión del festival que Baiko y Aspe organizan de manera conjunta. El zaguero de Etxarren intervendrá en el estelar en compañía de Jaka frente a Laso y Mariezkurrena II.

Durante la semana que está a punto de concluir, sin embargo, ha compartido ensayo de frontón con Iker Irribarria, su delantero en el Campeonato. Acudieron el martes al Beotibar de Tolosa para completar una sesión intensa con el aficionado guipuzcoano Exposito y el novel Garmendia de rivales. Dado que Zabaleta está pendiente de su compromiso de carnavales, Irribarria repitió en solitario el jueves y volverá a pisar el frontón el lunes o el martes. Hacia el jueves volverán a ensayar junto en un escenario por determinar. Lo mismo puede ser el Astelena que otro.

Altuna III y Martija se desplazaron el miércoles al Astelena de Eibar, sede de su duelo de la primera jornada precisamente contra Irribarria y Zabaleta. Coincidieron con Elordi y Oier Etxebarria, que les acompañaron en varios partidillos. Jokin Altuna, por su parte, tomó ayer de nuevo contacto con el frontón, en el Beotibar, donde le acompañó provisto de su artilugio para pelotear Jokin Etxaniz, director técnico de Aspe. Volverán el martes al Astelena y, si quedan bien, repetirán el jueves.

Un ritmo similar

Elezkano II y Rezusta, por su lado, han mantenido un ritmo lo más similar posible al de semanas anteriores. Venían de jugar el viernes de la semana anterior en Oñati, donde cerraron la primera fase. Cuatro días después, el martes, acudieron al Astelena de Eibar para ensayar con Zabala, próximo a debutar con Aspe, y otro riojano, Pedro Ruiz. El viernes repitieron en el Labrit, escenario de su estreno en la liguilla de semifinales, con Pedro Ruiz de nuevo como acompañante, en este caso con el delantero aficionado Exposito, que figura entre los futuribles de Aspe.

Sus oponentes el sábado en la bombonera de Pamplona serán Víctor y Albisu, que eligieron el jueves para desplazarse hasta el frontón de la capital navarra. Allí les esperaban Iker Arretxe y Aitor Aranguren.

Tanto las tres parejas de Aspe en liza como la de Baiko volverán la semana próxima a las sedes de sus compromisos, si bien hay un elemento que trastoca sus planes iniciales. La presentación del nuevo patrocinador de la liguilla de semifinales y de la final, prevista para la mañana del jueves, ha retrasado las elecciones de material. La del Labrit se desarrollará la tarde del jueves en lugar de la mañana del miércoles, mientras que la del Astelena se traslada al viernes al mediodía.

Un entrenamiento fuerte solo 48 horas antes del encuentro oficial no parece lo más recomendable, por lo que han optado por no esperar hasta la cita con el cestaño para cerrar la preparación de estos quince días.

Beñat Rezusta intensificó su preparación física

Elezkano II-Rezusta fue la pareja más tempranera a la hora de asegurarse el billete para la liguilla de semifinales, lo que permitió a ambos modificar ligeramente sus planes de entrenamiento, sobre todo desde el punto de vista físico. Justo Lillo, responsable de este apartado en Aspe y al que el zaguero de Bergara acude regularmente, incluso tres días a la semana, apunta que «hace tiempo que vislumbraba su clasificación entre las cuatro mejores. Hablé con él y decidimos meter mayor volumen e intensidad desde el punto de vista físico durante la semana con el fin de llegar mejor a estas alturas del torneo. Hace más de tres semanas que empezamos con ello. Ahora hemos bajado el ritmo». El preparador tolosarra quiere que Rezusta llegue fresco.