Un hincha con síndrome de Down bate a los mejores porteros de Uruguay

Kevin Dawson y Lucas se abrazan.

El cancerbero del Peñarol ha sido el último en comprobar la maestría de Lucas

Igor Barcia
IGOR BARCIA

Fue un penalti de lujo. Al palo derecho del guardameta, a media altura, inalcanzable para Kevin Dawson. Un gol que ha triunfado en las redes sociales, y pese a que no subió al marcador del Plaza Colonia de Uruguay, ha servido para ensalzar lo mejor del fútbol y en especial el gran gesto del guardameta de Peñarol. Porque el goleador no fue un delantero profesional, sino el joven Lucas, un aficionado del club local con síndrome de Down cuya mayor ilusión es lanzar penaltis a los guardametas de la Primera División paraguaya y tratar de batirles. Hace un par de meses retó -y superó- a Cristóforo, portero de Danubio, y esta semana hizo lo propio con Dawson, un viejo conocido de la afición del Plaza Colonia y del propio Lucas.

La acción se desarrolló al finalizar el partido correspondiente al campeonato uruguayo. Como era previsible, el modesto club local no pudo con uno de los grandes del país, y Peñarol se impuso por 0-1. Pero mientras los futbolistas se despedían en el centro del campo, Dawson pidió permiso al colegiado para que les acompañara hasta una de las porterías y Lucas ejecutara un penalti. Los tres acudieron hasta sus respectivas posiciones, y el artillero local fue capaz de batir a un guardameta que había sido protagonista con sus paradas durante el encuentro. Tras la celebración en una de las esquinas del campo, ambos se abrazaron y se retiraron a vestuarios.

Un gesto emocionante que Dawson lo calificó como algo normal. No en vano, el guardameta creció en Plaza Colonia y conocía a Lucas, por lo que el penalti tuvo un componente todavía más emotivo que el que lanzó a Cristóforo. Una acción que ha sido aplaudida por todo el mundo del fútbol y del deporte, ya que sirve como un gesto en favor de la integración, como reconoció el propio guardameta del Peñarol.