El mes cruzado del Bilbao Athletic

Imagen del partido contra el Arena./Mireya López
Imagen del partido contra el Arena. / Mireya López

El equipo de Garitano, imperial las primeras cinco jornadas, no ha ganado en las últimas cinco, con un empate como botín y cuatro derrotas. Ha merecido mucha más renta

JAVIER BELTRÁN

Asier Villalibre no pudo apuntillar al Arenas en la jaula de Gobela. Y ya en el descuento, con el envite agonizando tras una tarde noche lluviosa, y mascándose el reparto de puntos, en un barullo en el área de Oleaga, sin que la zaga rojiblanca acertara a despejar en condiciones, Uche, que había saltado al terreno de juego en el segundo periodo, alojó el balón en la red. Mazazo sin tiempo de reacción: tres puntos para el equipo de Luaces y cero para un filial que suma un punto (ante el UD Logroñés en Lezama) de los últimos 15 disputados.

Un Bilbao Athletic que sumó 13 puntos de 15 posibles en el arranque de Liga en este grupo II de Segunda B, con cuatro victorias y un empate en Tanos. Pero en un giro de los acontecimientos, que no de juego, que sigue ágil y con argumentos, se descabalga de la zona noble de la clasificación al no ha podido vencer en este último ciclo, gafado desde el pasado 29 de septiembre, coincidiendo con el choque ante el Oviedo B en las instalaciones de Requexón (2-1).

Tras esta primera derrota se deslizaron unas declaraciones polémicas de Gaizka Garitano por el famoso viaje de un nutrido grupo de su equipo a Inglaterra entre semana en la Premier U23. Desde entonces el equipo ha ido perdiendo pluma. Primero, el empate ante la UD Logroñés (0-0), después la derrota ante la Real Sociedad B en Zubieta (0-1), otro envite perdido ante el CD Mirandés (1-3), y la derrota en Las Arenas. Curisamente las tres últimas cimentadas en los compases finales, cuando el Bilbao Athletic había desperdiciado sus ocasiones de gol con mayor merecimiento. En Zubieta de manera muy injusta y con el Mirandés con el empate ya en el bolsillo hasta el zapatazo de Yanis Rahmani a la red.

Un volantazo inesperado, cruel, después de merodear los primeros puestos en el arranque de Liga y dando sensaciones más que placenteras. Bien es cierto que las lesiones han mermado su línea de flotación, con Sancet, el jugador con más proyección del conjunto, y Baqué, ambos con roturas de ligamentos en acto de servicio. Además, con Seguín y Benito en la enfermería, y Areso recién recuperado. Y eso que Peru Nolaskoain se ha sumado a la causa ante Gernika, aunque enfermo se tuvo que orillar en el segundo periodo, Real Sociedad B y este mismo sábado en Gobela. Muchos palos en las ruedas para un talentoso grupo que ha sido acreedor, bien es cierto, de mucha mejor fortuna. Formación y clasificación de nuevo en la balanza, aunque priorizando lo primero desde el organigrama técnico. El Izarra le espera el próximo sábado en Las instalaciones de Lezama (16.00 hora), a la espera que el destino les retorne a la senda positiva.