Análisis

Para controlar el vértigo, más cabeza

Savic y Giménez celebran uno de los goles ante la Juventus/EFE
Savic y Giménez celebran uno de los goles ante la Juventus / EFE

El Atlético encaja más con la nueva versión dinámica de Simeone, que se congratula de haber recuperado el poderío aéreo de la estrategia

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

El Atlético, desde la llegada de Diego Pablo Simeone, ha puesto a prueba el corazón de sus aficionados. Sus encuentros del más alto nivel en estas siete campañas y media suelen ser taquicardicos, ya que ha conseguido hacer del sufrimiento ante la iniciativa del rival una virtud. Esta campaña, después del cambio de nombres en una plantilla renovada y un once titular con muchas piezas por ajustar, especialmente atrás (tras las salidas de Juanfran, Godín, Lucas y Filipe), el rigor defensivo se ha desplazado dentro de un guión más vertiginoso. «El equipo hizo muchas cosas bien como las transiciones, el juego por bandas, la superioridad en la mitad de la cancha para circular el balón, pero no pudimos traducirlo en goles», se lamentó antes de abordar lo que sucedió en los dos goles, tras dos acciones en los que la defensa no basculó bien tras el repliegue. «Fueron dos golazos. El primero increíble y el segundo tras una contra fantástica», explicó el técnico.

A Simeone le preocupa que el equipo está encajando muchos goles en los últimos encuentros (seis goles en tres partidos), algo a lo que no está acostumbrado. Desde enero de 2012 el Atlético sólo ha recibido seis o más goles en un lapso de tres encuentros oficiales en menos de diez ocasiones. «Jugamos ahora más abiertos que el año pasado porque tenemos jugadores más ofensivos, pero con el tiempo estaremos mejor en esta parte. Somos un equipo que no se rinde nunca. No nos preocupa», vaticinó Stefan Savic, autor del 1-2 en una acción de estrategia. «Hay cosas para mejorar. Nos hicieron dos goles ante el Eibar, dos ante la Real y dos otra vez con la Juventus. Necesitamos tiempo. Ojalá en ese tiempo que el fútbol no te lo da cometamos los menos errores posibles», dijo el argentino.

«Jugamos ahora más abiertos que el año pasado porque tenemos jugadores más ofensivos, pero con el tiempo estaremos mejor en esta parte. No nos preocupa» stefan savic

El Cholo prefiere quedarse con la parte buena: la fe del equipo y la intensidad vista en los minutos finales en los que se logró el empate. «Cuando perdíamos 2-0 sabíamos que tendríamos oportunidades. Seguimos y seguimos. Y la afición también fue fantástica: nunca había experimentado algo así. Desde que vine aquí la mentalidad del grupo, el cuerpo técnico, Cholo... es inmensa. En el entrenamiento son 100 millas por hora, nunca te detienes y hacemos exactamente lo mismo en los partidos», contó Kieran Trippier.

Seis goles en tres partidos

El equipo volvió a remontar. Ante el Eibar para ganar, frente a la Juventus para un empate que puede ser importante en el desarrollo de esta fase de grupos de la Champions League. «Nunca perdimos la cara al partido y mantuvimos la mismo línea para buscar situaciones con las que pudiéramos lastimarlos», señaló el técnico rojiblanco. «Esto nos hace muy bien para lo que va a venir», recordó antes de destacar que el equipo ha vuelto a recuperar las acciones a balón parado como arma ofensiva. «Puedo aceptar el segundo gol, pero el primero me duelo digerirlo porque era una pelota lenta y no podemos permitir esas cosas».

El juego aéreo fue un pilar de los éxitos de la 13-14, por ejemplo. Ante la Juventus en las dos acciones estaba presente José María Giménez. «No era el debut que esperábamos y queríamos, pero es un punto que hay que valorarlo. Siempre creímos y fuimos a buscarlo, al final conseguimos empatarlo... Seguiremos corrigiendo los errores para continuar creciendo», reflexionó tras el encuentro.

El uruguayo, que parece tener el mismo don por alto que su amigo Godín, juega ahora en el perfil izquierdo para que Stefan Savic esté más cómodo y puedan cerrar los espacios de Renan Lodi y Trippier, más acostumbrados a atacar que a replegar. «Cuando llegué aquí pensé que tenía que mejorar mi defensa, estoy aprendiendo mucho. Teníamos espacios para progresar, pero teníamos que elegir los momentos oportunos para salir y para quedarnos, de manera que no quedáramos expuestos», explicó Trippier tras el partido anoche en el Wanda Metropolitano.

«Cuando llegué aquí pensé que tenía que mejorar mi defensa, estoy aprendiendo mucho« KIERAN Trippier

Hasta que todos los nuevos se adapten la capacidad táctica para entender el funcionamiento colectivo del equipo de jugadores como Koke Resurrección, Saúl Ñíguez y Thomas Partey se antoja vital.