Ion Izagirre: «Un año después vuelvo al Tour al mismo nivel o mejor que antes»

Ion Izagirre, preparado para el Tour./Michelena
Ion Izagirre, preparado para el Tour. / Michelena
Ciclista del Bahrain

IÑAKI IZQUIERDO

Ion Izagirre (Ormaiztegi, 29 años) vuelve al Tour después de la gravísima caída en la primera etapa de la pasada edición, en la que se fracturó varias vértebras. Se presenta en la salida tras una temporada muy sólida, y con un objetivo claro: ayudar a Vincenzo Nibali a ganar su segundo Tour de Francia. El menor de los Izagirre tampoco descarta aprovechar su oportunidad, como hizo en 2016, cuando ganó una etapa en los Alpes.

- ¿Cómo llega al Tour?

- Tengo la sensación de llegar a la salida después de haber hecho todo lo que había que hacer. Aún faltan unos días para el inicio, pero el trabajo está hecho y pienso que he logrado el punto que buscaba con el trabajo de los últimos meses. No he tenido contratiempos, he podido trabajar con tranquilidad y en ese sentido no hay problemas.

- En la primera parte de la temporada ha alcanzado un alto nivel. ¿Ha llevado la preparación que quería?

- No corría desde la Vuelta a Suiza, que no fue mi mejor carrera, pero ya sabía que no iba a estar al cien por cien. Este año el Tour es un poco más tarde y era lo previsto no estar tan bien. Sin embargo, estaba dentro de la planificación y en el Campeonato de España se vio que era una idea correcta, ya que se notó el punto adquirido en la Vuelta a Suiza.

- ¿Salió reforzado del Campeonato de España?

- La medalla en la crono y la carrera que hicimos en línea, con la victoria de mi hermano Gorka y el trabajo que hicimos con tres corredores frente al bloque del Movistar, me da un plus de motivación. No cabe duda de que la actuación en los campeonatos tuvo mucho valor. Pensando en el Tour es una buena motivación.

- ¿Qué le parece el recorrido del Tour?

- No he visto muchas etapas in situ, aunque conozco bien el recorrido. La crono de Iparralde es muy dura para ser una contrarreloj. No espero que se cojan grandes velocidades ni es buena para ir acoplado a la bicicleta. Tiene varios repechos duros y es un sube y baja constante. Me parece una crono de fuerza.

- Se prevé un inicio complicado de la carrera.

- La primera parte del Tour, hasta el primer día de descanso, es una fase muy definida de la carrera. No la mejor para mis características, con la contrarreloj por equipos y la etapa de los adoquines. Esas dos jornadas condicionarán mucho.

- ¿Le da miedo el pavés?

- Miedo no, respeto sí. Todos sabemos que va a ser un día difícil y de mucha tensión. Es lo que marca un terreno así, y más si es en el Tour. Habrá que ver también el tiempo, si llueve o no. La vez anterior, en 2014, llovió y Nibali se salió, pero otros tuvieron que irse a casa.

- ¿Cómo le fue a usted ese día?

- Estaba en el Movistar y Alejandro Valverde tuvo algún problema, no recuerdo si una caída o una avería, y me quedé con él. Fuimos a contrapié toda la etapa.

- ¿Espera poder adaptarse mejor al terreno esta vez?

- No es lo mío, pero tampoco tengo por qué hacerlo mal en el pavés. Creo que el trabajo previo a la llegada a los tramos adoquinados será muy importante. Ahí tendremos que estar a la altura.

- La primera semana parece que vuelve a ser la clásica del Tour, con mucho que perder y poco que ganar.

- Es así. No se puede ganar nada pero se puede perder todo en esas dos etapas. Pero no solo en esas dos, porque hay una sucesión de jornadas en las que el viento y los abanicos pueden cortar el pelotón. Vamos a ir a mil todo el tiempo. Habrá que ir salvando día a día.

- ¿Cómo ve la montaña?

- Hay dureza tanto en Alpes como en Pirineos, pero llama la atención la etapa corta de Bagneres de Luchon, de 65 kilómetros. Es muy corta y muy especial. Se irá muy rápido desde el principio hasta el final.

- ¿Cómo se prepara una etapa así?

- No hay mucho misterio: apretar los dientes y a tope hasta la meta. El calentamiento en rodillo tendrá que ser similar al que se hace antes de las cronos, pero eso es algo a lo que los ciclistas estamos acostumbrados actualmente. Por esa parte no hay problemas. Está asumido.

- El año pasado sufrió una gravísima caída en la primera etapa del Tour. Ahora vuelve a la salida. ¿Le provoca alguna emoción, algún recuerdo especial?

- Lo tengo olvidado. No es algo que me sirva de motivación. Fueron días muy difíciles, pero afortunadamente todo el equipo que me trató en Dusseldorf, médicos y cirujanos, hicieron una labor brillante y gracias a ellos estoy aquí. Siempre se lo agradeceré. Ha pasado un año y vuelvo a la salida al mismo nivel o mejor que antes.

- ¿Nunca se ha resentido de aquel accidente?

- Desde la primera carrera en la que reaparecí este año, en Australia, me di cuenta de que no me habían quedado secuelas. No tuve ningún dolor y no lo he tenido desde entonces. La recuperación ha sido perfecta.

- ¿Va al Tour a trabajar para Nibali o buscará sus opciones?

- Con un líder así, el trabajo está claro. Lo primero será estar a su lado y llevarle protegido. Luego, el Tour es largo y la carrera te lleva a determinadas situaciones. Si se presenta una oportunidad habrá que tratar de aprovecharla, como en 2016 (ganó una etapa, precisamente frente a Nibali). Pero lo principal es que cada cual sepa cuál es su trabajo y su lugar en la carrera. En ese sentido, lo tenemos claro.

- ¿Cómo ve a Nibali?

- Pues no sé. Tengo ganas de verle. Estuvimos concentrados en el Teide en mayo y desde entonces solo le he visto por la tele. En el Dauphiné no vimos al Nibali de siempre, pero sabíamos que no iba a estar a tope porque la salida del Tour iba para largo y tenía tiempo para ponerse. Ahora ha estado concentrado en altitud, en el Passo San Pellegrino, y se habrá cargado de confianza. Ha demostrado que es un líder y un candidato a la victoria.

- ¿Es favorito al triunfo?

- El favorito número uno es Froome. Sabemos qué clase de corredor es y qué año lleva. Ha tenido una temporada muy inestable por su caso, pero ahora parece que ya se ha aclarado y seguro que le da más fuerza y más confianza para afrontar lo que se va a encontrar en Francia. Tiene un equipo grande a su alrededor y plenamente a su servicio.

- ¿Qué le parece su absolución?

- No tengo más información que lo que he leído. La UCI ha determinado que no hay motivo para sancionarle y ellos sabrán qué criterios y qué pruebas han llevado a esa decisión. Los demás no sabemos nada. Sabemos lo que pasó.

- ¿Le parece correcta la resolución?

- No lo sé. Lo que está claro es que ha sido un caso especial, porque todo sucedió en la Vuelta a España y ha pasado mucho tiempo hasta que se ha resuelto.

- ¿Cómo se recibirá la noticia en el pelotón del Tour?

- Habrá quien esté conforme y quien esté disconforme, en el pelotón y fuera del pelotón. Al final, hay que aceptarlo y tirar para adelante.

Las claves

Su grave accidente en el Tour
«Los médicos y cirujanos de Dusseldorf hicieronun trabajo brillante, gracias a ellos estoy aquí»
Su función en la carrera
«Con un líder como Nibali nuestro trabajo es estar junto a él, pero si surge la ocasión como en 2016...»
El 'caso Froome'
«La UCI sabrá qué criterios y pruebas ha habido enel caso Froome, los demás no sabemos nada»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos