Final

Los Raptors de Marc Gasol, Ibaka y Scariolo conquistan la NBA

Los Raptors de Marc Gasol, Ibaka y Scariolo conquistan la NBA

El equipo canadiense se convierte en el nuevo campeón un año después de su fracaso estrepitoso en los 'playoffs', ante unos Golden State Warriors mermados por las lesiones

NACHO CABALLEROMadrid

Semifinales de Conferencia Este de la temporada pasada. Los Toronto Raptors pierden de manera estrepitosa por 4-0 en la serie ante los Cleveland Cavaliers de LeBron James. Era su mejor oportunidad para llegar a una final de la NBA y la habían desperdiciado, otra vez. El proyecto era un fracaso. Dwayne Casey, elegido por entonces mejor entrenador de la NBA, fue despedido. Tocaba dar un giro al equipo y los Raptors traspasaban a su estrella, DeMar DeRozan, por un año de Kawhi Leonard. Se lo jugaban todo a una carta. Acertaron y una campaña después son los nuevos campeones de la NBA, por primera vez en su historia.

La franquicia canadiense alcanza el cielo con Marc Gasol como uno de sus puntales. El mediano de la saga sigue así los pasos de su hermano, campeón en 2009 y 2010 con los Lakers y consigue un anillo que también alcalzan Serge Ibaka y Sergio Scariolo, seleccionador español y ayudante en los Raptors.

110 Golden State Warriors

Curry (21), Thompson (30), Iguodala (22), Green (11) y Looney (6) --cinco inicial--; Livingston (6), Cook (2), Bogut (-), Cousins (12), McKinnie (-) y Jerebko (-).

114 Toronto Raptors

Lowry (26), Green (-), Leonard (22), Siakam (26) y Gasol (3) --cinco inicial--; Ibaka (15), Van Vleet (22) y Powell (-).

parciales
32-33, 25-27, 31-26 y 22-28.
árbitros
John Goble, Marc Davis y David Guthrie. Sin eliminados.
pabellón
Oracle Arena de Oakland. 19.596 espectadores.

El último título que se vio por la ciudad de Toronto en alguno de los deportes principales fue dos años antes de la creación de la franquicia canadiense de baloncesto, que data de 1995. Rompen con ello una sequía de 26 años y lo hacen ante los Golden State Warriors, que llegaban a su quinta final consecutiva y habiendo ganado los dos últimos anillos.

Pero el equipo de La Bahía se enfrentaba a circunstancias que en el pasado le habían favorecido, pero ahora les tocaba sufrir. Tenían la oportunidad de recurrir a la memoria y revertir lo ocurrido hace tres temporadas, cuando los Cleveland Cavaliers les remontaron un 3-1 a favor para terminar ganando el anillo. Pero ni la memoria, ni el orgullo han podido ser fuerzas suficientes para forzar el séptimo partido. Las continuas lesiones han sido demasiado ante unos Toronto Raptors que se presentaban con una de las mejores plantillas de toda la Liga. La lesión en el tendón de Aquiles de Kevin Durant en el quinto partido fue demasiado para la franquicia californiana y la retirada por un golpe en la rodilla de Klay Thompson a mitad del sexto, tras haberse perdido el tercer partido de la serie, volver y ser uno de los héroes de la remontada, ha terminado por destrozar anímica y psicológicamente a los Warriors.

Cada equipo saltó a la cancha con sus precedentes y enfrentándose a su propia historia en el que sería el último partido de los Golden State Warriors en el Oracle Arena de Oakland. Kyle Lowry reventó desde el inicio la defensa de los Warriors, anotando los 11 primeros puntos de los Raptors. Hasta el momento, el equipo que había metido más triples y con mejor porcentaje en esta serie, había ganado el partido, dato que se confirmaría nuevamente al final del partido.

Se repartían los puntos entre el base y Pascal Siakam, pero los Warriors resistían gracias a los puntos en transición y la buena distribución de Draymond Green, el verdadero 'base' de este equipo. La paciencia y la elaboración fueron claves para que el equipo de La Bahía no se despegara en el marcador. Sobrevivían así al fulgurante inicio de los Raptors.

Siakam y Lowry seguían sosteniendo a unos Raptors que habían perdido mucho fuelle desde el inicio del partido. En el otro lado, Draymond Green se echó el equipo a la espalda, con ocho rebotes y nueve asistencias en apenas cuarto y medio, ayudado por los triples de Klay Thompson. Los de California movían el balón y los del país vecino corrían la pista, llevándose el primer asalto los Raptors con tres puntos de ventaja al descanso, aunque sin saber aprovechar las diez pérdidas de los Warriors.

En la reanudación, el intercambio de canastas persistió. Andre Iguodala que volvió a vestirse de factor diferencial y dio la vuelta al marcador a cuatro minutos del final del tercer periodo. Los 'Splash Brothers' (Stephen Curry y Klay Thompson) se sentían cada vez más cómodos en pista y los Raptors más ahogados en ataque. El partido había cambiado completamente, y ahora los que resistían eran los canadienses.

Sin embargo a dos minutos del final del tercer cuarto el Oracle Arena se quedó mudo. Klay Thompson, que llevaba 28 puntos hasta el momento se lesionaba en la rodilla tras caer al suelo, previo una falta dura de Danny Green. El escolta solo aguantó para tirar los tiros libres y se marcharía a los vestuarios para no volver. En el mejor momento del encuentro de los Warriors, Thompson se lesionaba, en circunstancias parecidas a la lesión de Durant. La mala suerte se cebaba con Golden State de nuevo.

Los pupilos de Steve Kerr no se rendían y los Raptors veían cada vez más cerca cómo estaban desaprovechando otra oportunidad inmejorable para llevarse el anillo. Un rebote en ataque y canasta de Ibaka, crucial toda la serie desde el banquillo, ponía el marcador 106-101 para Toronto a tres minutos del final. Con 18 segundos para el final y el partido a un punto de diferencia, Danny Green regalaba una posesión a Warriors para forzar el séptimo partido. Stephen Curry, uno de los mejores jugadores de la NBA en el 'clutch' llevaba hasta el momento un 0-7 en tiros intentados en los últimos 20 segundos de los partidos de las Finales que había disputado. Y aunque las estadísticas están para romperlas, esta vez no fue así.

Una confusión en los jugadores de los Warriors, al pedir un tiempo muerto que ya no tenían, cedió una técnica a la franquicia canadiense. Kawhi Leonard anotó el tiro libre y en la siguiente posesión ampliaría la ventaja final con otros dos tiros libres, a cuatro puntos, ya insalvables para los de Oakland.

El alero se convertiría a la postre en el MVP de las Finales por segunda vez en su carrera con unos promedios de 28,5 puntos, 9,8 rebotes y 4,2 asistencias, convirtiéndose en el tercer jugador de la historia que gana este galardón con dos franquicias diferentes y probablemente en apenas una campaña, en el mejor jugador de la historia de los Toronto Rators gracias a su gesta histórica. Además, Marc Gasol y Serge Ibaka, se convierten en los segundos españoles en ser campeones de la NBA tras Pau Gasol, que lo hizo en 2009 y 2010, haciendo que Marc y Pau se conviertan en los primeros hermanos en la historia de la liga en conseguir el anillo.

Más información