Laso presenta su candidatura al título

El entrenador vitoriano del Real Madrid, Pablo Laso, durante el partido de cuartos de final de la Copa del Rey ante Estudiantes. /Javier López
El entrenador vitoriano del Real Madrid, Pablo Laso, durante el partido de cuartos de final de la Copa del Rey ante Estudiantes. / Javier López

El Real Madrid no da opciones al Estudiantesy se jugará el pase contra un Joventut que quiere dar hoy otra sorpresa

SERGIO EGUÍA

Salió en tromba el Real Madrid por aquello de las barbas del vecino. Aunque el vecino, el de verdad, era el rival. Y siempre gusta vencer con holgura al Estudiantes. La grada no tuvo color. Blanco. Solo un reducto de dementes en el gallinero más lejano, sobre los asientos que había dejado vacíos la afición del Baskonia. Ver caer a los suyos fueduro. Ver al Madrid machacando a los colegiales y presentando, en firme, su candidatura al título... Mejor tomar unas cañas.

La energía de los de Laso, que tienen a Llull de vuelta y en forma, les mandó a los 29 tantos en el primer parcial. Se rehicieron los de Josep María Berrocal y sumaron 27 en esos primeros 10 minutos. Pero hasta ahí. El pez grande, con 50 puntos al descanso, marcó un ritmo excesivo para el pez bello.

En el vestuario tampoco encontraron los del Ramiro de Maeztu la lección que les señalara el camino de vuelta a la lucha por la semifinal. La herida solo se hacía más grande. Gabriel Deck y Gustavo Ayón, equipo de demolición. Solo eran espejismos los puntos de Darío Brizuela, Víctor Arteaga y Omar Cook.

El mexicano, al que no le hizo falta ni estar en cancha en el último cuarto, completó otra de las notables actuaciones que se han visto en esta Copa. Los 16 puntos, nueve rebotes y tres asistencias, para 27 de valoración, habrían sido comentados si Laprovittola no hubiera reventado las estadísticas en el encuentro anterior. Ya tienen pique, si les hace falta, para el duelo de esta noche.

«No nos conformamos»

Carles Duran, que hoy (21.30 horas) se mide al Real Madrid por una plaza en la final del domingo, había avisado a la mañana. «No nos conformamos con estar aquí. No somos la víctima de nadie. Somos candidatos a ganar la Copa, como todos los equipos que se clasifican para jugarla». Aprobado el primer examen, buscará dar la sorpresa.

Sus armas son públicas. Igualar físicamente al rival y meterlas todas, o casi. Así le ganaron al Baskonia, que esquiva otro nuevo enfrentamiento con un Madrid que no se parece en nada al del pasado domingo, en Liga Endesa. Este equipo, que le endosó 93 puntos a un Estudiantes que dejó en solo 63, va muy en serio.