La afición disfruta de Vitoria

Los seguidores de los cuatro equipos comienzan tomar las calles de Vitoria

El calor de las aficiones comienza poco a poco a subir la temperatura en Vitoria. Ni el tiempo desapacible puede impedir que el baloncesto suba el mercurio de los ánimos y la fiesta ¿Hay algún remedio mejor que una Final Four para combatir la lluvia y el frío? Los colores de los hinchas del CSKA, Real Madrid, Fenerbahce y Efes empiezan este viernes a demostrar que no antes de las semifinales de esta tarde en el Buesa Arena.

La afición del Fenerbahçe pone color: «Vitoria nos está encantando»

La Final Four calienta motores en Vitoria, aunque algunos aficionados lo hacen a una velocidad mayor. «Estamos tomando whisky», bromeaba Baris Baysal. «Es nuestro desayuno. Algunos toman café, nosotros preferimos esto», añadía con sorna. Estos aficionados fueron de los primeros en teñir la plaza de la Virgen Blanca con amarillo y azul marino, colores que visten al Fenerbahçe. «¡Vamos a vivir nuestra tercera final!», celebraban. «Allá donde vaya el equipo nosotros le acompañaremos. Es siempre ilusionante». Y más cuando su amistad nació en el Ülker Sports Arena. «Desde entonces nunca nos separamos».

Algo parecido les sucedió a Kayhan Hurdeniz, Engin Yesilana y Engin Awkiran. Su grupo es algo mayor: «Uno, dos, tres... unos diez. Imposible enumerarnos, porque algunos están en la Fan Zone», comentaba Engin Yesilada desde un bar, acompañado por el grueso de este grupo. «Siempre estaremos animando a nuestro equipo, porque es algo que se lleva en el corazón. En esta ocasión nos ha tocado venir a Vitoria y estamos encantados, porque nos está gustando mucho», confesaba. Awkiran, sin embargo, se acaba de estrenar en una final. Está como un niño con zapatos nuevos y no hay quien le borre la sonrisa de la boca. «Es mi priemera vez, será para siempre muy especial. ¡Esto es vida!», celebraba.

Aunque, este grupo debería contar con un miembro más en la 'aventura'. «En las cinco finales que he estado siempre he venido con mi hija. Hace pocos días se puso enferma y no ha podido venir. Me da pena, pero sé que desde la distancia animará también al equipo», compartía Yesilana. ¿Y cuánto dinero tienen previsto gastar? «No nos preocupamos por eso, lo importante es disfrutar y no darle importancia a lo gastado. Y eso que solo en vuelo, hotel, tren... nos habremos dejado ya unos 3.000 euros cada uno». Un gasto al que hay que añadir la entrada para el partido de Mendizorroza. «Voy a ir a ver el Alavés-Girona. Aprovecharé el día libre para ver este bonito partido», deslizaba Hurdeniz.

«Buscamos pintxos y bacalao»

Era otro de los atractivos de la final para los aficionados, los pintxos. «El País Vasco es diferente, por cultura y gastronomía. Ayer llegamos tarde y no pudimos probar los pintxos, así que lo intentaremos hoy», comentaba Berk Ugur, que ha venido a Vitoria junto con su padre, Selcuk Ugur. «Estamos buscando dónde comer pintxos, pero también dónde degustar el balao», bromeaban. Uno de los encantos para Ufuk Pek. «He tenido la suerte de probar muchos: de jamón, de tomate... ¡Me encantan!».

Son uno de los pocos afortunados que han conseguido cama en Vitoria. «Cogimos, con mucho tiempo de antelación, un apartamento a pocos metros del centro. Tenemos intención de quedarnos hasta el lunes». Otros, sin embargo, se han tenido que conformar con hoteles y apartamentos de Bilbao. ¿Y qué harán durante su estancia? «Queremos visitar puntos emblemáticos de la ciudad», adelantan sobre planes al margen de lo deportivo.

El madridismo desembarca en Vitoria

Los croatas Domagoj y Toni..
Los croatas Domagoj y Toni..

Juan Gabriel López y José Ángel Sánchez han llegado este viernes por la mañana a la estación de Dato en el Alvia procedente de Madrid. Son algunos de los madridistas que han comenzado a desembarcar en Vitoria para calentar motores antes del partido de esta noche entre su equipo, el Real Madrid, y el CSKA de Moscú. No es su primera Final Four, ya vivieron la que acogió la capital española, y ahora esperan volver a vibrar en el Buesa Arena con la máxima competición del basket europeo. Una ciudad que 'Juanga' sí había visitado pero no José Ángel. «Venimos con la idea de ver el Casco Viejo, el centro, ir de restaurantes... Nos han recomendado varios sitios. Hoy comemos en el Portalón y mañana en Otxandiano. El plan es comer pinchos, un buen chuletón y pasarlo bien y, por supuesto, ganar», cuentan.

Pero el madridismo también traspasa fronteras, como han demostrado varios seguidores extranjeros presentes en el corazón de la ciudad. Los croatas Domagoj y Toni, que también apoyan al equipo blanco, han dado un paseo por la Fan Zone de la Virgen Blanca y el centro de la ciudad «para conocer Vitoria o comer y beber en los bares». No han conseguido alojamiento en toda la provincia así que han tenido que reservar habitación en Logroño. «No sabemos cómo vamos a volver después del partido», han explicado algo inquietos. Aún hay más fans del Real Madrid en la Virgen Blanca, entre ellos Tomech, de Varsovia. Aunque forma parte de la organización y es polaco, «quiero que ganen», ha defendido sonriente desde una de las carpas.

Poca afluencia de rusos en Vitoria

Algunos aficionados rusos toman el centro de Vitoria.
Algunos aficionados rusos toman el centro de Vitoria.

La práctica totalidad de aficionados del CSKA se alojan en Bilbao, por lo que esta mañana era complicado encontrar rusos en Vitoria. La desagradable mañana en cuanto a lo climatológico tampoco ha ayudado a que se desplazaran a la capital alavesa temprano, más teniendo en cuenta que el partido contra el Real Madrid arranca a las 21.00 horas. Unos de los que sí lo han hecho son un grupo de una treintena de escolares llegados para la gran fiesta del baloncesto europeo.

«Venimos desde Moscú y desde la ciudad de Krasnoyarsk y somos los dos equipos ganadores de una de las ligas escolares más importantes del país. Los chavales tienen entre 12 y 18 años», contaba Anastasia Buiko, una de las monitoras y la única del grupo capaz de comunicarse en inglés. «Llegamos ayer y esta mañana hemos hecho una visita guiada por Vitoria, nuestra idea es conocer la ciudad y después estar por la Fan Zone. Los chavales están muy emocionados», agregaba. Ya por la tarde se desplazarán al Buesa Arena para disfrutar de los dos partidos de la eliminatoria. Lo harán con las banderas de sus equipos escolares, con las que ya se han fotografiado en la Catedral Nueva o en la Balconada, y seguro que se dejan la piel animando al CSKA como ya han ensayado junto a la estatua de Celedón.

El grueso de aficionados del CSKA se alojan en Bilbao y esta mañana todavía eran muy pocos los que se habían desplazado hasta aquí. Entre ellos un numeroso grupo de escolares

Mientras ellos continuaban su recorrido enfilando hacia el Casco Viejo, llegaban a la Virgen Blanca un par de aficionados rusos que llamaban la atención entre tantos fans del Fenerbache, la afición que más se ha dejado notar esta mañana. «Estamos alojados en un hotel de Bilbao y acabamos de llegar a Vitoria en autobús, el plan es conocer la ciudad antes del partido y probar los pintxos», contaba Artem, enfundado en una camiseta y una bufanda rojas del CSKA y acompañado de su hija Alisa.

Era su primera vez en Euskadi pero no en España. «He ido a nueve Final Fours y esta es mi tercera vez en España, estuve en 2011 cuando se jugó en Barcelona y en 2015 cuando se jugó en Madrid», confesaba el aficionado, que sí conocía la capital alavesa y especificaba que sabía ubicarla en el mapa gracias al Baskonia. «Tenéis un equipo muy bueno y además aquí juega uno de nuestros jugadores favoritos: Toko Shengelia», señalaba Artem ante el asentimiento de la joven Alisa. «Esta noche creo que va a ser un partido disputado pero tenemos muchas esperanzas en nuestro equipo», agregaba.

Los hinchas del Efes se hacen esperar

Ege Tireli, uno de los primeros aficionados del Efes en llegar a Vitoria.
Ege Tireli, uno de los primeros aficionados del Efes en llegar a Vitoria.

Ege Tireli es uno de los pocos fans del Efes que se ha dejado ver por la fan zone. Este estanbuleño llegó ayer desde Lyon, su ciudad de residencia, para animar a su equipo. «Apenas he podido ver Bilbao, llegamos de madrugada, he venido con unos amigos que he conocido en el hotel», explica rodeado de fans del Fenerbahçe. No hay rivalidades entre los fans de estos dos equipos, pero sus aficionados viajan en distinta medida. «Mis amigos llegan de países como Australia y Dinamarca esta tarde para animar al Efes, apenas venimos unos 200», apunta el joven.

Su plan inmediato es comer algunos pintxos y mañana espera conocer San Sebastián. «Nunca había estado en el norte de España pero creo que volveré. Voy a comprar la camiseta del Baskonia, es uno de mis equipos favoritos», confesaba.