Automovilismo

Tatiana Calderón, la única mujer a las puertas de la Fórmula 1

La colombiana con pasaporte española en la presentación del Gran Premio de España. /EFE
La colombiana con pasaporte española en la presentación del Gran Premio de España. / EFE

La colombiana, con nacionalidad española, es la primera en competir en la F2 y también ejerce como piloto de pruebas en la máxima categoría

Laura González
LAURA GONZÁLEZ

Tatiana Calderón se ha abierto paso en el mundo del motor a golpe de acelerador. Nacida en Bogotá en 1993, consiguió este 2019, hace poco más de un mes, a sus 26 años, convertirse en la primera mujer en correr en la Fórmula 2, competición de automovilismo que toma el relevo de la GP2 Series, la antesala de la F1, donde se miden los mejores pilotos del planeta. Forma parte de una de las escuadras más destacadas, la inglesa BWT Arden, con la que tomará este fin de semana la salida en Montmeló en el Gran Premio de España, la que será la tercera prueba de la temporada, y en la que también compite Mick Schumacher, hijo del siete veces campeón de F1.

Ella no tiene límites y es ahí, a la élite, a la máxima categoría del automovilismo, donde la piloto con nacionalidad española quiere llegar para hacerse un hueco. Y pronto. «Espero poder montarme en un F1 este año». Así de rotunda se mostró hace apenas unos días en el acto de presentación de la carrera en el circuito catalán, un trazado que conoce a la perfección ya que reside en Barcelona desde hace ocho años. Desde hace mucho menos, algunos meses, Calderón es piloto de pruebas del equipo de F1 Alfa Romeo Racing, escudería satélite de Ferrari, pero quiere pasar verdaderamente a la acción.

De momento está centrada en su campaña en la Fórmula 2, sintiendo por ello que es una «privilegiada». «En este Gran Premio tengo ganas de poder dar espectáculo», afirmó. En su debut en Bahréin obtuvo la decimotercera y decimoquinta posición. En Baku, en Azerbaiyan, no pudo terminar debido a problemas mecánicos. Su vehículo se detuvo repentinamente en la vuelta 17 y se vio obligada a bajarse de él en medio de la pista. Una penalización le hará además perder en Montmeló tres posiciones respecto a la que logre en la clasificación de hoy viernes, por lo que debe de andar más fina que nunca desde el arranque.

Tatiana Calderón el año pasado en el circuito catalán.
Tatiana Calderón el año pasado en el circuito catalán. / T. C.

En las casi siete décadas de historia de la Fórmula 1 tan solo cinco mujeres han conseguido correr en ella. Calderón quiere ser la sexta, y la que brille más alto. Como otros muchos expertos en velocidad, se inició en el mundo del karting, llegando a ser bicampeona de Colombia. En su caso su primer contacto fue casi por casualidad, acompañando a su hermana Paula a una pista cercana a su casa. Tatiana tenía 9 años y supo enseguida que ese deporte sería su pasión y su vida. Más tarde fue pasando por otras especialidades, dando el salto a pruebas en Estados Unidos y también en Europa. En 2016 llegó a la actual Fórmula 3, donde demostró su habilidad al volante y su enorme valentía. El pasado año probó el Sauber C32 en Fiorano, en el circuito de ensayos de Ferrari, y consiguió el séptimo mejor tiempo de la historia de ese trazado (0:58.802), solo por detrás de la leyenda Michael Schumacher y de Felipe Massa, subcampeón del Mundo.

Menosprecios

Aficionada también al tenis y al fútbol, ha tenido como referente al piloto Juan Pablo Montoya, el único colombiano en llegar a la Fórmula 1. En una reciente entrevista realizada por un periódico digital argentino aseguraba que el automovilismo es un deporte «machista», pero que poco a poco se estaba cambiando «la percepción de la mujer». «Tiene que cambiar la cultura también para que se abran más las puertas. En mi caso me siento muy valorada en el paddock. Ha sido un camino largo con mucha dedicación y sacrificio. En las categorías inferiores te menosprecian porque nunca creen que una mujer pueda ser más rápida que un hombre pero yo he conseguido ganarme el respeto demostrando mi potencial», señala.

En ese sentido, la piloto con nacionalidad española mostró su disconformidad hace unos meses acerca de una nueva competición que ha echado a andar recientemente, las W Series, exclusivamente para mujeres. «Siempre he corrido contra hombres, siempre he querido competir contra los mejores, independientemente del género, y no veo la necesidad de segregar. Para mí es un paso atrás, no me verán allí», aseguró.