El muro infranqueable

Las estadounidenses, las grandes favoritas para hacerse con el Mundial./Efe
Las estadounidenses, las grandes favoritas para hacerse con el Mundial. / Efe

'La Roja' ha dado un gran paso al superar la fase de grupos, pero se cruzará posiblemente con Estados Unidos, el peor escollo para ratificar el crecimiento del fútbol femenino en España

Javier Muñoz
JAVIER MUÑOZ

Un gol de diferencia, el que Alemania marcó a España el pasado miércoles en el grupo B, ha abocado a la selección de Jorge Vilda a enfrentarse a un muro aparentemente infranqueable en los octavos del Mundial. Antes, claro está, ha tenido que superar la fase de grupos empatando con China, pero cumplido ese trámite, los cruces del torneo emparejan a 'La Roja' con las vencedoras del Estados Unidos-Suecia, las dos selecciones que lideran invictas el grupo F. Y la lógica dice que las estadounidenses, tricampeonas del mundo y con cuatro oros olímpicos, se impondrán el jueves, de modo que, para Irene Paredes, Jenifer Hermoso, Lucía García y las demás, todo podría acabar ahí. O tal vez no.

Es difícil concebir peor escollo para el proyecto de Jorge Vilda, que tras haber superado a Sudáfrica (3-1) y caído por la mínima ante Alemania, pasa por poner una rúbrica al salto cualitativo del fútbol femenino español, sellado por los éxitos de las sub'17 y sub'20, y por el crecimiento de algunos de sus clubes en profesionalización, nivel de juego, triunfos y afluencia a los estadios en algunos partidos. El problema es que hace años que Estados Unidos recorrió ese camino, y sus jugadoras son, sencillamente, intratables sobre el césped. Poderosas físicamente, experimentadas, militando todas ellas en la liga profesional de su país, y reivindando en los tribunales los derechos de los futbolistas masculino, han logrado un récord de goles en su primer choque ante Tailandia (13-0) y han derrotado a Chile (3-0).

Por eso todos los pronósticos apuntan a Estados Unidos como favorita, dirigidas por Jill Ellis y con la feminista y delantera Alex Morgan como estandarte mediático –ella es la cara en los videojuegos de la FIFA y la que ha dicho que si gana el Mundial no saludará a Donald Trump–. En fin, un conjunto todopoderoso que aúna experiencia y veteranía y liderado en el campo por las veteranas centrocampistas Carli Lloyd y Megan Rapinoe. Nueve veces campeonas de la Concacaf sobre diez ediciones, las estadounidenses han merecido el sobrenombre de 'Brasil del balompié femenino y no acostumbran a pinchar en las grandes ocasiones. Y un 'pinchazo', y de los buenos, sería su derrota ante Suecia. Aunque este equipo es el que les infligió su ultima derrota en un Mundial, en la edición de 2011 en Alemania.

Las escandinavas son representantes de un fútbol femenino noreuropeo que también le saca a España unos cuantos años de ventaja. Suecia atraviesa un periodo de transición, en el que ha dejado de contar con su gran goleadora Lotta Schelin. En el Mundial Francia, los galones los llevan la guardameta Hedvig Lindahl, 36 años; la defensora Nilla Fischer, de 34, del Wolfsburgo alemán, que es la que toma las decisiones atrás, y la centrocampista Caroline Seger, también de 34. La selección sueca, que evoluciona en su juego a las órdenes de Peter Gerhardsson y de momento exhibe un fútbol vertical, tiene todos los boletos para caer ante Estados Unidos, en cuyo caso se enfrentaría en octavos a la vencedora del Canadá-Holanda del jueves en el grupo E. Un horizonte nada fácil.

Temas

Fútbol