D'Hoore gana y Spratt avisa a sus rivales en la Emakumeen Bira

La belga D'Hoore, con el maillot blanco en el centro del podio./Emakumeen Bira
La belga D'Hoore, con el maillot blanco en el centro del podio. / Emakumeen Bira

La belga culmina al sprint el trabajo de su equipo y es la primera líder, mientras la ganadora del año pasado suma seis segundos de bonificación el primer día

IGOR BARCIAIurreta

La Emakumeen Bira ha arrancado en Iurreta con dos líderes. La real, que es Jolien D'Hoore, la belga que ha culminado el trabajo del Boels Dolmans para ganar el sprint, y la virtual o que ejerce como tal, que es Amanda Spratt. Si algo ha quedado claro en esta primera jornada destinada a las velocistas, es que la ganadora del pasado año viene a reeditar su victoria. De hecho, ha tardado unos diez kilómetros en desvelar sus intenciones, los que han separado la salida de Iurreta desde el sprint bonificado de Elorrio. Ahí, la australiana ha sprintado para ser primera y sumar tres segundos, pero lo más importante no ha sido el tiempo acumulado -ha sumado otros tres más- en esta primera y a priori etapa más sencilla. La 'aussie' ha dejado muy claro a sus rivales que ha venido a ganar y no ha dado tregua en toda la jornada. Ha sumado seis segundos de renta, ha controlado el ataque de Elisa Longo en el alto de Astoreka y después ha decidido a falta de 15 kilómetros que ese intento entre dos de las grandes del pelotón no iba a ningún lugar y ha dejado de colaborar con la italiana para ser engullidas por el grupo. La demostración de control ha sido total, y más allá de que el maillot de líder recaiga sobre D'Hoore tras los diez segundos sumados en la meta, está claro que el Mitchelton es el rival a batir en esta Bira.

Porque no solo se ha movido Spratt. También su compañera, la gran Annemiek van Vleuten, ganadora del pasado Giro y de la Strade Bianche y la Lieja en 2019, ha entrado en el segundo paso bonificado del día y se la llevado dos segundos. Un movimiento estratégico de la ciclista que desde hoy lleva el maillot de líder en la UCI Women's World Tour como la mejor de la temporada, a la vez que una advertencia a las rivales.

Entre las lecturas que deja este inicio de la Emakumeen Bira también hay que destacar a dos corredoras. Por un lado, la guipuzcoana Ane Santesteban, que parece llega en un buen momento y que ha entrado en los dos puntos bonificados, siendo tercera en ambos y dejando claro que sin una crono por medio, puede ser una ciclista que pelee con las mejores extranjeras estos cuatro días. Y por otro lado, Elisa Longo Borghini. Todos apuntan a la italiana como una alternativa a las Mitchelton, y lo cierto es que suya ha sido la aparición más inesperada del día, la que ha intentado romper los planes de los equipos con mujeres rápidas y que tenían esta primera etapa marcada como el único día donde poder rascar la victoria. En la meta ha reconocido que sus sensaciones son buenas y que irá día a día, pero no deja de resultar llamativo que lo pruebe el día a priori menos apropiado o adecuado a sus características.

Sin respiro

Lo que ha quedado claro es que en la Bira no hay jornadas de transición. Desde el primer día las favoritas se han dejado ver, y la media en estos primeros 101 kilómetros de recorrido lo han reflejado. 42 kilómetros por hora de media en un trazado plano, todo lo plano que los organizadores han podido buscar pero que aun así ha incluido las subidas a Artebakarra y Astoreka, así como otros cuantos repechos no puntuables que han hecho daño en el pelotón. De salida el gran grupo lo ha hecho a toda velocidad, y ha sido la polaca Anna Plichta la más valiente. Ha aprovechado el reagrupamiento tras el sprint de Elorrio y se ha ido en solitario, hasta más allá de Artebakarra. La polaca del Trek ha rondado los dos minutos como máxima diferencia, pero hoy los equipos como el Boels Doelman no estaban dispuestos a desaprovechar su única bala.

Peor lo han pasado con el ataque de Longo y Spratt, pero las holandesas han sabido reagruparse en cabeza, y a pesar de correr con solo cinco ciclistas en lugar de las seis posibles, han tirado abajo ese intento y también han sido capaces de resistir el postrero intento de Jelena Eric, la campeona serbia que ha puesto precio a la etapa en el tramo final de camino a Iurreta. Con el pelotón agrupado y lanzado se ha afrontado la recta final, donde D'Hoore ha premiado el esfuerzo de sus compañeras con una victoria y un liderado que habrá que ver si es capaz de defender mañana en el laberinto de Tolosaldea entre Aduna y Amasa, un trazado rompepiernas con dos puertos y un circuito final muy complejo de abordar antes de un final en ligera subida.